La mano de China en Lázaro Cárdenas

En una década multinacionales y al menos medio centenar de ciudadanos de ese país han llegado a ese puerto, donde las autoridades investigan si tienen relación con el crimen.
La maquinaria inmovilizada en una de las empresas que fueron intervenidas el lunes pasado.
La maquinaria inmovilizada en una de las empresas que fueron intervenidas el lunes pasado. (Jesús Quintanar)

Michoacán

Qué papel han jugado las empresas chinas a lo largo de los últimos años en la expansión del crimen organizado en el puerto de Lázaro Cárdenas y si han entablado una alianza con Los caballeros templarios en la extracción y exportación ilegal de hierro a Asia —a cambio de precursores químicos—, son hoy algunas de las principales interrogantes que encaran investigadores federales en Michoacán.

A las empresas Golden Container Yard, Eagle Rock, Global Sheeping (sic) y Pwi Zong —cuyas instalaciones fueron aseguradas por el gobierno federal en el operativo sorpresa del pasado lunes— se les halló documentación irregular, minerales aparentemente extraídos de vetas ajenas, maquinaria no registrada y hasta trabajadores chinos en calidad de indocumentados.

Hasta ahí, se trataría de un tema más de derechos comerciales que criminal. Pero funcionarios federales detallaron a MILENIO que una de las principales líneas de investigación que se persigue apunta a una especie de alianza: Los caballeros templarios negociaban con estos consorcios para exportar mineral y hacerse de ganancias multimillonarias, a la par de que recibían precursores químicos para la elaboración de metanfetamina. Cabe destacar que Lázaro Cárdenas es el principal puerto de entrada a México de sustancias químicas prohibidas. En casi cien por ciento de los casos, el origen es China. A mayor detalle, Shanghai.

Lo cierto es que vinculado o no, la presencia china en el puerto michoacano ha crecido de forma dramática en la última década. Según el Servicio Geológico Mexicano, a la cabeza de estas inversiones, cual punta de lanza, se han establecido grandes multinacionales como China Mining Resources Group, Ningbo Yinyi Mining Company –una de las más grandes de Asia-- y Tianjin Binhai Harbour Group. Esta última, por sí sola, es dueña de varias bodegas y sus inversiones alcanzan los 100 millones de dólares. Hoy se estima que casi 300 personas son empleadas por estos consorcios.

Aunque no existe un registro oficial debido a que han sido extremadamente reservados, quizá hasta medio centenar de ciudadanos chinos y sus familias se han mudado a la ciudad en la última década. De acuerdo con funcionarios municipales consultados, no se han concentrado en un solo barrio, sino que han rentado casas y oficinas en distintos puntos, tratando de mantener un bajo perfil.

***

Oficialmente, el inicio de la era china en Lázaro Cárdenas data de 2003. Fue en ese año cuando la principal terminal de carga del puerto pasó a propiedad de un consorcio de Hong Kong —Hutchison-Whampoa—, que compró la mayoría de las acciones de la empresa Terminal Portuaria de Contenedores SA de CV, a la que el gobierno mexicano había otorgado una concesión para manejar la zona de contenedores.

Desde entonces, políticos de China, empresarios y personal de la embajada han visitado de forma periódica Lázaro Cárdenas para supervisar sus intereses y la gradual apertura del puerto a sus capitales. Solo desde 2010 tres numerosas delegaciones comerciales habían acudido a la ciudad en busca de acuerdos.

"En 2011 a mí me vinieron a buscar y hasta ofrecieron construir una nueva terminal para buques de carga si les ayudábamos a que 50 de sus trabajadores entraran sin visa", confió un político michoacano, que pidió no ser identificado.

Un video obtenido por MILENIO detalla uno de estos cabildeos: es un encuentro llevado a cabo en Lázaro Cárdenas en septiembre de 2011. En la grabación, Chen Yuming, consejero de asuntos comerciales de la embajada de China, advertía que Pekín respaldaría a las empresas que invirtieran en la ciudad. Insistió en que era necesaria una mayor apertura a las inversiones asiáticas, pero lamentó que el gobierno federal no accediera a darles visas.

"Una (gran) dificultad han sido las visas", dijo Yuming. "El gobierno nos exige una ley de 1 a 9: si viene un empleado chino, tienen que crearse nueve plazas locales (...) voy a seguir hablando con las autoridades locales y hemos abierto un diálogo con migración en el Distrito Federal".

Yuming recalcó que para China, Lázaro Cárdenas ya era un buen negocio. "Hasta este momento tengo conocimiento de que hay muchas empresas chinas que quieren venir aquí porque el gobierno del municipio va a ofrecer mucho tratamiento preferencial", dijo en 2011.

Desde entonces ha continuado la diplomacia del yuan. Dentro de los proyectos chinos en la zona que le han sido prometidos a la alcaldía se encuentra la construcción de una terminal acerera similar a la de la empresa india Arcelor Mittal, que también ha sido, indirectamente, un actor importante en la expansión del gigante asiático en las costas michoacanas. Según sospecha esta compañía, buena parte del acero que es exportado por los consorcios chinos viene de sus vetas.