Son un llamado a los gobiernos, reflejo de miedo y desesperación

La zona oriente se ha salido de control y las autoridades no han hecho lo suficiente.
Empresarios deben buscar opciones por su cuenta.
Empresarios deben buscar opciones por su cuenta. (Enrique Hernández)

Toluca

Mario Abedrop Almada, ex vicepresidente de Promoción e Innovación del Consejo de Cámaras y Asociaciones Empresariales del Estado de México (Concaem), afirmó que la inseguridad y la violencia en la zona oriente se han salido de control y lamentablemente las autoridades no han hecho lo suficiente para remediarlo. Las manifestaciones de la sociedad civil –dijo- son un llamado a los gobiernos y un reflejo del miedo y la desesperación que hay.

"La zona oriente se está empezando a salir de control, de acuerdo con algunos líderes empresariales de esa zona, por lo menos hay entre cuatro y cinco empresarios secuestrados, algo que nos tiene muy preocupados".

Tras los operativos de seguridad en Michoacán –expresó-, uno esperaría que el efecto cucaracha se diera en el Valle de Toluca o el sur de la entidad, sin embargo, la realidad es que el oriente se ha tornado más peligroso e inseguro para la población. El tema –aseguró- está caliente y en los últimos meses los problemas que se sentían ajenos "se han presentado en el patio trasero".

Pese a lo que digan las autoridades –apuntó- siempre ha habido presencia de los grupos criminales y prueba de ello son las mantas, los homicidios violentos, los ajustes de cuentas, la presencia de bandas de secuestradores y tiroteos a todas horas del día. "En verdad hay un problema, sobre todo, cuando no se quiere reconocer, en Cuautitlán está cantada la presencia del Cártel del Golfo y evidentemente no es el único municipio en el que están, en otros se habla de la presencia de los Caballeros Templarios y algunas células de La Familia Michoacana".

Abedrop Almada sostuvo que es indispensable que las autoridades calmen la situación y dejen a un lado el discurso político de que "aquí no pasa nada y todo está bien". Dijo que es preocupante que las autoridades vean la situación como algo normal, pasajero, atípico y no le den la seriedad que requiere, "hay problemas, sabemos de extorsiones, robos con violencia al transporte público y de carga, la gente está cansada y asustada".

Muchos empresarios –refirió- se han visto en la necesidad de contratar seguridad privada, ya sea para su resguardo personal o el traslado de sus mercancías, lo cual tarde o temprano repercutirá en los precios de los productos al público, y como está la economía no es algo sencillo.

"Muchos transportes tienen escoltas, la gran mayoría de las plantas tienen guardias privados y muchos empresarios han cambiado sus rutas, optan por carros de bajo perfil, traen escoltas o simplemente se han ido a vivir a otros estados o países como Estados Unidos, algunos incluso han reducido su permanencia en las fábricas y prefieren trabajar desde casa o en zonas con mejores índices de seguridad".

Finalmente –puntualizó- las manifestaciones de la sociedad civil, tal y como se han dado en Naucalpan, Cuautitlán, Ecatepec y demás municipios, son un llamado a la autoridad para que mejore su trabajo y es un grito de miedo y desesperación. "Queremos planes de reacciones y no más palabras, es un problema metropolitano" y así debiera atenderse.