Detienen a presunto líder de plaza de Guerreros Unidos

A Ángel Villalobos Arellano se le atribuye la violencia que se desató en la región de la sierra de Guerrero a finales de 2015, además del asesinado de un dirigente campesino de Polixtepec.
A Ángel Villalobos Arellano se le atribuye la violencia que se desató en la región de la sierra de Guerrero a finales de 2015.
A Ángel Villalobos Arellano se le atribuye la violencia que se desató en la región de la sierra de Guerrero a finales de 2015. (Especial)

Guerrero

Personal de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), de la Marina (Semar), la Procuraduría General de la República (PGR), la Policía Federal (PF) y autoridades estatales lograron la captura de Ángel Villalobos Arellano, a quien se atribuye la violencia que se desató en la Sierra de Guerrero durante los últimos meses de 2015.

Arellano Villalobos, es junto con su hermano Efraín, presunto líder de un grupo delictivo vinculado a la siembra y cosecha de amapola, así como al procesamiento de heroína, en la región de la montaña de Guerrero, según relata un comunicado del gobierno federal.

Las dependencias destacan que mediante el intercambio de información, se tuvo conocimiento que el detenido junto con su hermano (Efraín) presuntamente encabezaban el grupo criminal y estarían involucrados en el homicidio del dirigente de una organización campesina, ocurrido en noviembre del año pasado.

"De acuerdo con las investigaciones, después de estos sucesos, Villalobos Arellano habría cambiado de residencia, trasladándose al estado Puebla, desde donde aparentemente continuaba dirigiendo operaciones delictivas. Con base en labores de inteligencia de gabinete y campo, fue identificada su zona de movilidad alrededor de la capital poblana", señalan las autoridades en el documento.

Ante ello, fuerzas federales desplegaron un operativo en el municipio de Atlixco en el que, sin realizar un solo disparo, se logró su captura.

Con esta detención se dio cumplimiento a la orden de búsqueda, localización y presentación en contra de Ángel Villalobos Arellano, por su presunta participación en delitos de alto impacto en Guerrero y quien era considerado uno de los objetivos prioritarios en la estrategia que se implementa en el estado.

Al momento de su detención, se le aseguraron dos armas de fuego, equipos de telefonía móvil, once cartuchos útiles y un vehículo blindado, los que fueron puestos a disposición del Agente del Ministerio Público de la Federación, adscrito a la SEIDO.

La violencia en la sierra

La tarde del 4 de noviembre de 2015, el comisario de Polixtepec, comunidad perteneciente a Leonardo Bravo, Joaquín Romero Ríos fue asesinado en una emboscada junto con su secretario Víctor González Luna.

Romero Ríos formaba parte de la Unión de Comisarios por la Paz, que integra por lo menos a 60 representantes de igual número de pueblos ubicados en cuatro municipios de la Sierra.

Los comisarios solicitaron el apoyo de la Policía Ciudadana (PC) de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), quienes ingresaron a Polixtepec la mañana del viernes 6 de noviembre, lo que generó un enfrentamiento que dejó el saldo de tres presuntos sicarios muertos.

Dichos pistoleros formaban parte de la organización de Ángel Villalobos, quien refiere que los comunitarios que participaron en el enfrentamiento, huyó de una casa ubicada en la entrada de dicho pueblo.

El 15 de noviembre se generó un enfrentamiento más en las inmediaciones de El Naranjo, el resultado fue de un comunitario muerto, uno más desaparecido y por lo menos diez camionetas calcinadas.

El 23 de noviembre se registró el momento de mayor tensión en Polixtepec, ese día un grupo de presuntos sicarios al servicio del hoy detenido, Ángel Villalobos intentó levantar a un habitante de nombre Héctor Barragán, quien logró escapar y refugiarse en su domicilio, desde donde los repelió utilizando un arma de fuego.

Molestos por la reacción, los agresores lanzaron dos granadas, una de ellas explotó y mató a cuatro moradores; la esposa y tres hijos del señor Héctor, quien logró escapar del pueblo sin percatarse en el momento de lo que sucedía en su domicilio.

De acuerdo con los integrantes de la Unión de Comisarios por la Paz, Angel Villalobos hace varios años formaba parte de la estructura delictiva de Los Rojos, pero en noviembre de 2015 ya encabezaba una célula de Guerreros Unidos.

Pretendía someter a los pueblos del Filo Mayor para controlar toda la producción y venta de la amapola, pero encontró resistencia en los habitantes, que pidieron la intervención de la UPOEG para expulsarlo.