Liberan a los tres detenidos en Garza Sada

Enoc Bustamante González, Héctor Alejandro Frías Velo y Ernesto Francisco Aldape Méndez fueron vinculados a proceso sólo por el delito de posesión de mariguana y pastillas MDMA.
Las tres personas habían sido detenidas tras una persecución el pasado lunes.
Las tres personas habían sido detenidas tras una persecución el pasado lunes. (Foto: Especial)

Monterrey

Aunque se les relacionó con una supuesta banda de secuestradores que operaba en varios estados de la República, los jóvenes que fueron detenidos el lunes por policías de Monterrey en una persecución que sucedió en la avenida Garza Sada, recuperaron la libertad al aceptar someterse a una medida alterna, porque el único delito contra la salud que les atribuyó la autoridad no excede los 5 años de prisión.

Enoc Bustamante González, Héctor Alejandro Frías Velo y Ernesto Francisco Aldape Méndez fueron presentados ayer ante la juez de control Ana Bertha Vaca, quien los imputó y vinculó a proceso por el delito de posesión de mariguana y pastillas sicotrópicas de las denominadas MDMA.

Durante la audiencia, Enoc Bustamante y sus coacusados aseguraron ser músicos y no haber protagonizado ninguna persecución como lo mencionaron los policías que los interceptaron cuando tripulaban un vehículo Camaro, a la altura de la colonia Tecnológico.

Los jóvenes señalaron que sin haber cometido ningún delito fueron tratados como delincuentes, por lo que la juez les advirtió que iba a dar parte de los hechos que narraban a la Procuraduría de Justicia para que investigaran la situación.

Aunque Enoc Bustamante y sus amigos quedaron vinculados a proceso, antes de concluir la audiencia su defensor particular solicitó que se suspendiera el procedimiento judicial que les iniciaron para someterlos a una medida alterna.

La propuesta del defensor fue aceptada por el agente del Ministerio Público que les integra la carpeta judicial del caso, porque durante la investigación que inició estableció que los imputados no cuentan con antecedentes criminales y no habían sido sometidos a ningún otro procedimiento judicial.

Como las partes llegaron a un acuerdo antes de concluir la audiencia, la juzgadora les aclaró a los vinculados que para poder gozar de esa medida tenían que comprometerse a sujetarse a un tratamiento, a tener un trabajo, un domicilio permanente y no poseer ningún tipo de arma.

La representante aclaró que el proceso se iba a suspender un año, pero que si incumplían con las condiciones que les impuso podían perder su libertad y llegar, incluso, a juicio para quedar con antecedentes criminales, situación que no va a ocurrir si siguen al pie de la letra lo que se les aplicó.

Enoc Bustamante, quien guiaba el vehículo, y sus coacusados, aceptaron el compromiso, por lo que concluyó la audiencia y recuperaron la libertad de manera inmediata.