De los dos ‘levantados’ en Tixtla, uno ya volvió con su familia: fiscal

Armar a empleados no es el camino para la seguridad, dice alcalde de la capital a la IP.
Xavier Olea fue entrevistado antes del inicio del operativo en Chilapa.
Xavier Olea fue entrevistado antes del inicio del operativo en Chilapa. (Rogelio Agustín Esteban)

Chilpancingo

Xavier Olea Peláez, fiscal general de Guerrero, precisó que fueron cuatro los jóvenes levantados el martes en los municipios de Chilpancingo y Tixtla, uno de los cuales ya fue liberado.

El pasado 26 de enero, funcionarios estatales señalaron que alrededor de las 3 de la tarde hombres armados se habían llevado a tres estudiantes de la colonia La Villita, en Tixtla, y dos horas después un comando se había llevado a cinco jóvenes de un taller de motocicletas en la colonia Jardines del Sur, en Chilpancingo.

Sin embargo, ayer el fiscal aseguró que fueron dos víctimas en Tixtla, de las cuales una ya regresó con su familia.

En entrevista antes del inicio del operativo de seguridad en Chilapa, el funcionario señaló que respecto al caso en Chilpancingo se documentaron dos denuncias en el Ministerio Público del Fuero Común, por lo que es el número de casos que la fiscalía da como confirmados.

En Zitlala, el alcalde Roberto Zapoteco Castro reveló que desde hace más de 20 días, el director de Obras Públicas del municipio, Roberto Godínez Hernández, y un colaborador más están desaparecidos.

Dijo que el 6 de enero, un grupo de delincuentes irrumpió en la comunidad de Quetzalcoatlán de las Palmas y mató a seis pobladores. Desde entonces el funcionario dejó de reportarse con sus jefes y su familia.

El funcionario iba acompañado de un colaborador, a quien también se lo llevaron y hasta ahora no se sabe de él, señaló el alcalde.

Agregó que la desaparición de Godínez Hernández fue denunciada por su esposa, quien también forma parte del cabildo.

Roberto Zapoteco fue entrevistado luego de la implementación del Operativo Chilapa, del cual, dijo, también será beneficiado Zitlala, pues habrá despliegue hacia la zona con la intención de estabilizar el ambiente social y replegar a los delincuentes.

EVITAR DESESPERACIÓN

Marco Antonio Leyva Mena, alcalde de Chilpancingo, subrayó ante empresarios que decidieron armar a sus empleados para defenderse de la delincuencia que “ese no es el camino”.

La semana pasada, el dirigente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en la capital de Guerrero, Adrián Alarcón Ríos, dio a conocer que hay por lo menos 35 empleados, distribuidos en siete negocios, que ya recibieron capacitación en el uso de armas de fuego.

Aclaró que se trata de armas de bajo calibre, todas registradas ante la 35 Zona Militar, y siempre dentro de los establecimientos comerciales.

El alcalde mencionó que el representante de la Coparmex debe hacerse responsable de sus declaraciones, pero también expuso su desacuerdo con la medida.

Pidió no generar polémica ni politizar un asunto tan delicado, porque la justicia no se debe tomar por mano propia.

“No por desesperados vayamos a generar mayor desestabilización al pretender tomar la justicia en nuestras manos”, refirió.

Leyva Mena opinó que el operativo Chilapa tendrá una repercusión positiva en otros puntos de la entidad, como Chilpancingo.