• Regístrate
Estás leyendo: Les pagan para transportar una bomba... que explotaría si se detenían
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 08:33 Hoy

Les pagan para transportar una bomba... que explotaría si se detenían

Dos hombres pretendían llegar a Michoacán, pero fueron interceptados en Pénjamo, Guanajuato, por elementos de la Policía Federal, a quienes dijeron que la bomba estallaría.

Publicidad
Publicidad

Dos hombres que viajaban a bordo de un vehículo Dodge Avenger trasladaban un artefacto explosivo con el que pretendían llegar a La Piedad, Michoacán, pero fueron interceptados en Pénjamo, Guanajuato, por elementos de la Policía Federal.

El copiloto aseguró que no podían detener la marcha porque la bomba estallaría.

Los hechos ocurrieron la mañana de este miércoles en el tramo de la carretera Pénjamo-La Piedad, cuando el auto con placas MJW1092 del Estado de México circulaba en exceso de velocidad, por lo que fue detenido por elementos de la Policía Federal. Al pedirle a los dos hombres identificarse argumentaron no traer ninguna credencial que acreditara su identidad.

Uno de ellos dijo llamarse Eduardo Aarón Martínez Meza, de 21 años, y José Alfredo Peralta Rodríguez, de 28 años, ambos con domicilio en La Piedad.

Los hombres aseguraron que el explosivo lo habían recogido en Celaya, pues habían sido contratados por un sujeto por la cantidad de mil pesos para cada uno para llevar la carga hasta La Piedad y entregarlo. Supuestamente, el explosivo sería colocado en otro vehículo para hacerlo estallar.

Al revisar el vehículo los elementos de la Policía Federal encontraron en su interior una bolsa de plástico color negro con un artefacto electrónico con control remoto. El artefacto se integraba por tres tubos color negro de aproximadamente 25 centímetros de largo, con un diámetro de 5 centímetros, aislados con cinta canela unidos por alambres y una antena.

Los dos hombres que fueron detenidos, argumentaron en repetidas ocasiones que si el vehículo permanecía sin movimiento por 30 minutos, este explotaría. Además, el copiloto aseguró que si el conductor no permanecía en su asiento el artefacto se detonaría, ya que éste portaba un chip que activaría el explosivo si bajaba del vehículo.

Debido a la amenaza al lugar arribaron elementos de la Sedena para verificar si se trataba de un explosivo. Al corroborar la situación de riesgo se procedió con los protocolos para desactivarlo, mientras que el lugar fue resguardado por elementos de la Policía Federal, Ejército Mexicano y la Policía Municipal del Mando Único de Pénjamo.

En el vehículo también se localizaron 50 cartuchos útiles calibre 223, además de 50 cartuchos útiles calibre 45 y 50 cartuchos útiles de 9 milímetros; el arsenal y los detenidos, fueron puestos a disposición de la Procuraduría General de la República (PGR) en Guanajuato.


ERM

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.