Entra en operación laboratorio genético forense en Oaxaca

Permitirá determinar el perfil genético de personas desconocidas que pudiera formar parte de investigaciones ministeriales; además, se puso en marcha un sistema de balística criminal.
El gobernador Gabino Cué puso en marcha el laboratorio genético forense.
El gobernador Gabino Cué puso en marcha el laboratorio genético forense. (Oscar Rodríguez | Corresponsal)

Oaxaca

El gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, puso en operación el primer laboratorio genético forense y balística criminal de la zona sur del país, que cuenta con la más alta tecnología, el cual tuvo una inversión de 34 millones de pesos.

Cué precisó que con la infraestructura y nuevo equipamiento se logrará determinar el perfil genético en personas desconocidas que pudieran formar parte de las investigaciones ministeriales, ya sea como responsables de un hecho delictivo o como víctimas de la criminalidad.

Aunado a esta obra, que empleó recursos del Subsidio de Apoyos a las Entidades Federativas para el Fortalecimiento de las Instituciones de Seguridad Pública, el gobernador puso en marcha el Sistema Integrado de Identificación Balística del Laboratorio Forense (IBIS- por sus siglas en inglés).

Esta herramienta de investigación criminalística permitirá analizar imágenes digitales de las marcas microscópicas únicas, detectadas en balas y casquillos, para lo cual se destinó una inversión de 17 millones de pesos.

En su oportunidad, el Procurador General de Justicia del estado, Héctor Joaquín Carrillo Ruiz, destacó que con estas acciones se da un gran avance en la modernización en la que se encuentra transitando la procuración de justicia en Oaxaca, premisa establecida desde el inicio de la administración del gobernador Gabino Cué.

Expresó que Oaxaca tiene confianza en sus instituciones, no le apuesta a la violencia y busca su consolidación a través del trabajo. "Necesitamos de ciudadanos comprometidos en la lucha contra la violencia, corrupción, impunidad y la delincuencia", agregó el funcionario.

Detalló que con el nuevo laboratorio de genética forense y balística se agilizarán las investigaciones criminalísticas, que tardan de tres a cuatro meses en resolverse, y ahora podrán concluir en una semana.

Aceptó que antes se tenían que enviar los resultados de análisis criminales a México, a la Procuraduría General de la República (PGR), y eran muy costosos y tardados.

En tanto, el director del Instituto de Servicios Periciales, Jesús de la Fuente González, destacó que este constituye el primer paso para consolidar lo que será el Centro Estatal de Identificación Forense que colocará a la entidad a la vanguardia no solo a nivel nacional sino de Latinoamérica, al contar con un equipo moderno, funcional y compatible para la determinación de perfiles genéticos, no solo de ciudadanos mexicanos sino también de personas de otras nacionalidades.