Juez ordena indemnizar a familiares de 'Kiki' Camarena

Un juez ordenó a Ernesto Fonseca Carrillo, 'Don Neto', pagar una indemnización de 20 millones 810 mil pesos a familiares del agente de la DEA asesinado en 1985.
Don Neto, junto a su hija Johana Fonseca
Don Neto, junto a su hija Johana Fonseca (Cortesía)

Ciudad de México

Por orden de un juez federal, Ernesto Fonseca Carrillo, Don Neto, fundador del cártel de Guadalajara, deberá pagar una indemnización de 20 millones 810 mil pesos a familiares del agente de la DEA, Enrique Kiki Camarena Salazar, y del piloto de la extinta Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos, Alfredo Zavala, secuestrados y ejecutados en 1985 por esa organización del narcotráfico.

El Juzgado Cuarto de Distrito de Procesos Penales Federales en el Estado de Jalisco determinó que el capo, quien actualmente se encuentra en prisión domiciliaria al obtener beneficios de ley por su edad, deberá cubrir el monto total de la reparación integral del daño, pues se le halló culpable de secuestro y homicidio.

En una tarjeta informativa, el Consejo de la Judicatura Federal informó que el fallo se sustentó en jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, así como de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. También se basó en normas y tratados internacionales suscritos por México.

La sentencia del juez puntualiza el derecho que tiene la víctima a recibir una "justa indemnización", porque sólo así se alcanzan los objetivos fundamentales en materia de retribución social.

"Al imponer tal medida", agrega el fallo, "las víctimas pueden constatar que los daños que les fueron ocasionados también tienen consecuencias adversas para los del responsable.

"En el caso concreto, se acreditó la afectación a los sentimientos, afectos e integridad psíquica de los familiares, ante la pérdida de sus padres y esposo", indicó el CJF.

Al estudiar la existencia del daño y su gravedad quedó plenamente actualizada la responsabilidad de Don Neto a la reparación del daño moral, al probarse un nivel de afectación muy grave por el sufrimiento causado a los victimados y a sus familiares en sus afectos y sentimientos como víctimas indirectas.

Se demostró que Fonseca Carrillo y otros, como el prófugo narcotraficante Rafael Caro Quintero, ordenaron el secuestro y asesinato del agente de la DEA, Enrique Camarena, quien logró infiltrarse en el cártel de Guadalajara, así como del piloto Alfredo Zavala.

"Asimismo se determinó que el sentenciado cuenta con una situación económica alta, toda vez que al ocurrir los hechos él y otros dirigían un grupo criminal dedicado al narcotráfico.

En conclusión, dada la grave afectación a los derechos de las víctimas, el alto grado de responsabilidad del sentenciado y su alta capacidad económica, la imposición de la indemnización debe ser igualmente severa", puntualizó el Juez Cuarto en su sentencia.


ERM