• Regístrate
Estás leyendo: Juez deja libre a “El Abuelo” porque “la Marina mintió”
Comparte esta noticia
Domingo , 09.12.2018 / 17:01 Hoy

Juez deja libre a “El Abuelo” porque “la Marina mintió”

Videos y testigos echan abajo reporte del operativo. Falso que haya habido un solo helicóptero y que un auto se interpusiera.
1 / 2
Publicidad
Publicidad

Un juez federal decretó la libertad de Juan José Farías Álvarez, El Abuelo, porque personal de la Secretaría de Marina mintió sobre la forma en que se realizó la captura del presunto integrante del cártel de Jalisco Nueva Generación en Tepalcatepec, Michoacán, el pasado domingo.

El 21 de febrero pasado, un juez también liberó a José Alfredo Cárdenas Martínez, El Contador, porque marinos desconectaron las cámaras del domicilio del supuesto líder del cártel del Golfo para no dejar rastro de cómo ocurrió la operación en su contra.

Casi un mes después, el 25 de marzo, tres miembros de una familia (mamá y dos hijas de 6 y 4 años) fallecieron acribillados cuando circulaban por la carretera Nuevo Laredo-Piedras Negras, al quedar en un enfrentamiento entre marinos y delincuentes.

Aunque al principio la Marina negó haber disparado contra la familia, 12 días después admitió que personal naval había sido el responsable de esas muertes.

Ayer, a las siete de la mañana de este miércoles, El Abuelo abandonó el Centro de Justicia Penal Federal de Almoloya de Juárez.

Farías Álvarez comprobó, con testigos y videos, que los marinos dieron informes falsos a la PGR que sirvieron para ejercer acción penal en su contra como probable responsable de delitos contra la salud, portación de arma de fuego y posesión de cartuchos de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

El Abuelo argumentó ante el juez de control que su captura derivó por los disparos que recibió desde dos helicópteros de la Secretaría de Marina cuando viajaba a bordo de su camioneta, acompañado de su esposa y de su hijo, y no tras un operativo realizado por tierra.

Los elementos de la Marina reportaron que cuando circulaban a bordo de una patrulla de la institución en Tepalcatepec, notaron la presencia de José Farías cuando se encontraba de pie junto a una camioneta blanca, en la que a su vez estaba su esposa y un hombre que al notar la presencia de los elementos federales descendió del vehículo y huyó.

“Además que el detenido fue visto cuando cargaba en la mano izquierda a un menor de edad y en la derecha un arma de fuego corta; los elementos se acercaron y el justiciable pretendió huir caminado rápidamente, por lo que tiró una mochila que llevaba al hombro; cuando le dieron alcance, le aseguraron el arma de fuego que portaba, además de la mochila, en la que tenía una diversa arma de fuego larga, cargadores y metanfetamina”, afirmaron los marinos.

El informe del personal naval indica que a El Abuelo lo subieron a la cabina del auto oficial y después arribó un helicóptero para brindar seguridad, “ya que se acercó un grupo de personas que realizaban disparos con armas de fuego pretendiendo liberar al detenido”.

Sin embargo, con testimonios y videos presentados, se demostró la intervención de dos helicópteros y no de uno, como fue informado en el parte oficial.

En los videos presentados al juzgado se observa que dos helicópteros realizaron disparos contra la camioneta en la que viajaba El Abuelo, la cual habría sido calcinada por la acción de los marinos. En uno de los videos también se aprecia el aterrizaje de uno de los helicópteros en el que subieron a El Abuelo.

El juez federal señaló que no existió presencia de algún vehículo terrestre referido en el informe, además de que El Abuelo presentaba lesiones provocadas por las esquirlas que rebotaron en el pavimento.

“La detención habría acontecido antes de lo reportado, dado que las notas periodísticas incorporadas en la audiencia daban cuenta de esa noticia casi inmediata a la detención”, señaló el juzgador.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.