Ministra asegura que hay más jueces federales honestos

Norma Lucía Piña Hernández, ministra de la Corte, dijo que las nuevas generaciones de juzgadores deberán ser el reflejo de lo que la comunidad actual exige, que no sirvan al poder ni se sirvan de él.
Norma Lucía Piña Hernández fue elegida como ministra de la Corte para un periodo de 15 años.
La ministra puntualizó que para que una sociedad viva en paz, tranquilidad y seguridad no es suficiente que haya buenas leyes si existen malos jueces. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

La ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Norma Lucía Piña Hernández, aseguró que el número de jueces federales probos en México está en aumento y surgen en el seno de un contexto histórico, económico y social complejo.

Ante los Plenos de la Corte y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), Piña dijo que las nuevas generaciones de juzgadores deberán ser el reflejo de lo que la comunidad actual exige, particularmente, contar con servidores públicos que no sirvan al poder ni se sirvan de él, sino que con madurez y humildad hagan valer su autoridad para prestar un verdadero apoyo a quienes buscan, tanto la solución pacífica de sus conflictos como la reivindicación de sus anhelos de justicia.

Durante la toma de protesta de 51 nuevos jueces de Distrito, la ministra solicitó a los jueces estar a la altura de las circunstancias para dar respuesta al clamor social que urge a sus instituciones defender los intereses legítimos de la sociedad, y "que nos compromete a atemperar las desavenencias que genera la impunidad y la corrupción y que nos obliga a ser fieles y respetuosos de los principios sobre los que se finca la construcción de una nación democrática y justa".

Piña Hernández alertó a los juzgadores que durante su camino se les presentarán posiblemente, conflictos de intereses en los que les será imposible conceder a todos, todo lo que pretenden y en ocasiones, les parecerá insalvable sucumbir ante el temor de ser expuestos a la crítica mediática, a la presión de los grupos de poder, o a la denuncia injusta.

La ministra puntualizó que para que una sociedad viva en paz, tranquilidad y seguridad no es suficiente que haya buenas leyes si existen malos jueces.

DEFIENDE SELECCIÓN DE JUECES

Por su parte, la consejera de la Judicatura Federal, Rosa Elena González Tirado, defendió el proceso de selección de jueces, el cual ha sido muy cuestionado por los integrantes del Poder Judicial de la Federación (PJF).

"Como también sucede con la selección de profesores universitarios y directores de facultades, los exámenes de oposición han probado su efectividad al reducir –a un mínimo razonable– los desaciertos en la selección.

"Tarea ardua, pues aquilatar las cualidades de una persona para ser juez, puede ser todo lo que se quiera, menos fácil", declaró.

González Tirado comentó que aunque se trata de un concurso, no equivale a una contienda donde haya que vencer a los oponentes hasta ponerlos fuera de combate, no tiene el carácter de pugilato ni de una carrera de velocidad o resistencia donde hay ganadores y perdedores, sino de un proceso mediante el cual el aspirante puede confrontarse consigo y saber si su preparación y demás cualidades le permiten acceder a tan alto cargo.

PAIS SEDIENTO

La consejera también dijo a los nuevos jueces que "nuestro país está sediento" y le urge que llueva.

"Ustedes (los jueces) tienen como misión crear canales para llevar el agua a quien ni siquiera la ha probado. Sean honestos, pues esa virtud encierra la fuerza que todo aquel que busque la verdad, está obligado a aplicar. La mentira, no es sino mala sombra que pretende confundir a quienes intentan llegar a la luz", expresó.

La consejera recordó a los nuevos jueces que hay varias formas de ser deshonesto, una de ellas es la obtención de contraprestaciones distintas a las que el Estado otorga por el desempeño de su función.

La otra, se da cuando se ocupa un lugar, un asiento, y se recibe un sueldo inmerecido porque no se estudia ni se tiene conocimiento real de los asuntos.

"A decir verdad, no sabría cuál de las dos es peor. En ustedes está erradicar ambas formas. La honestidad que no admite soldaduras, será una de sus armas más poderosas", apuntó González Tirado.