Joven agredido en separos de Puerto Vallarta se recupera

Permaneció tirado en el suelo, sin recibir el menor auxilio, durante una hora y 15 minutos.
El Colectivo Vallarta LGBT publicó en redes sociales que reprueba totalmente los hechos ocurridos en los separos municipales
El Colectivo Vallarta LGBT publicó en redes sociales que reprueba totalmente los hechos ocurridos en los separos municipales (Guillermo Gómez Pastén)

Puerto Vallarta

El joven Héctor Jonathan Franco Martínez, atacado de manera salvaje por otro interno cuando se encontraba en la cárcel preventiva de Puerto Vallarta el 23 de diciembre, continúa en recuperación en el Centro Médico de Occidente, fuera de peligro.

En dicha fecha fue agredido por José Francisco Aguilar Hernández, alias “El Pancho”, un michoacano de 25 años sin domicilio fijo en la ciudad, dedicado a la venta de pan. Franco Martínez estaba en la cárcel preventiva por supuesto robo y daños a un taxi y el segundo por robo en una casa habitación.

“El Pancho” está confeso, en su declaración preparatoria en la causa penal, dijo que se encontraba bajo los efectos de marihuana y que le molestó que el otro joven se estuviera masturbando y por eso lo agredió, que incluso con sus propias manos le arrancó los ojos, uno de los cuales incluso mordió. Agregó que cuando estaba encima de él golpeándolo fue detenido por dos policías, quienes lo trasladaron a otra celda en tanto llegaba una ambulancia por el herido, que lo llevó al Hospital Regional.

Ahí, Peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses constataron que la víctima presentaba varias lesiones causadas por objeto contundente, sobre todo en la cara y cuello, “las cuales por su situación y naturaleza ponen en peligro la vida y tardan más de 15 quince días en sanar”.

La Fiscalía Regional de Justicia realiza la investigación para deslindar responsabilidades, incluyendo a los custodios que vigilaban la cárcel preventiva.

Declararon Santiago Valencia Alcalá y Julián Catalán Gallardo, adscritos al área de celdas de los separos; el médico de guardia, Rubén Contreras Paniagua; el guardia del acceso número dos, Rosalba Álvaro Vázquez; el encargado del departamento jurídico en turno, Víctor Gómez Hernández; el comandante de guardia, Juan Ramón Vega Quintero y la perito en criminalística, María del Carmen Ramírez Cano, entre otros.

Los responsables de las cámaras de seguridad instaladas en el edificio informaron que no están en funcionamiento por avería y entonces no existe evidencia grabada de lo que ocurrió ese día.

José Guadalupe Castillón Barajas, pareja sentimental de Franco Martínez, manifestó que existen diversas irregularidades en este caso, además de que a todas luces es deficiente la seguridad para los internos en los separos.

Explicó que cuando el día 23 se presentó en ese lugar para pedir información por su compañero se le ocultó que ya había sido agredido. Eso fue a las 9:15 de la mañana y hasta las 5:30 de la tarde le hablaron del mismo lugar para notificarle que había sucedido una riña interna de la que había resultado seriamente lesionado Franco Martínez.

Además investigó con los encargados de la ambulancia que después de la agresión, éste permaneció tirado en el suelo, sin recibir el menor auxilio, durante una hora y 15 minutos. Agregó que en ese periodo el médico en turno estuvo ausente porque “salió a desayunar. Nadie hizo por recogerlo o limpiarle las heridas”.

Franco Martínez fue trasladado el día 24 al Hospital de Zona del IMSS y en una ambulancia de ese instituto a la capital del estado. “No fue posible salvarle los ojos, se los lastimaron mucho. Ya está estable, fuera de peligro. Esperamos que pronto pueda decirnos lo que realmente pasó”.

Se sabe que la familia ya recibe asesoría legal para interponer una demanda contra quienes resulten responsables.


Reclamo


El Colectivo Vallarta LGBT publicó en redes sociales que reprueba totalmente los hechos ocurridos en los separos municipales en contra de Héctor Jonathan Franco Martínez, por la pasividad de las autoridades policiacas, de juzgados municipales y de la administración municipal en general.


“No es posible que eso pase en las celdas de la cárcel municipal donde se supone los transgresores de la ley están resguardados, y que no se tenga la más mínima garantía y no haya vigilancia por parte de la policía municipal. La respuesta de las autoridades fue que no lo auxiliaron porque no gritó, siendo eso algo que no es creíble”.


El colectivo exige que se esclarezca el caso y que se castigue a quien resulte culpable, “estaremos insistiendo ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco y la Fiscalía Regional que se esclarezcan estos hechos tan lamentables. También convocamos a los ciudadanos en general a que alcen la voz y piden a nuestros gobernantes que tomen cartas en el asunto para que indemnicen al joven Héctor Jonathan, quien quedará ciego de por vida, además que tomen las medidas de seguridad correspondientes para que algo así nunca vuelva a ocurrir en esta ciudad”.