Niegan amparo a narco que secuestró a familiares de 'El Mayo'

La Corte negó un amparo contra la extradición a Juan Francisco Sillas Rocha, 'El Sillas', identificado como el segundo al frente del cártel de Tijuana.

Ciudad de México

Juan Francisco Sillas Rocha, El Sillas o El Rueda, identificado por el gobierno federal como el segundo al frente del cártel de Tijuana, tiene un pie en los Estados Unidos, debido a que la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) le negó el amparo contra la extradición.

El 7 de noviembre de 2011, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) dio a conocer que El Sillas ordenó el secuestro de tres mujeres, familiares del capo y líder del cártel de Sinaloa, Ismael El Mayo Zambada, en Tijuana, Baja California, el 25 de septiembre de 2010.

Lo anterior, en represalia por el plagio y desaparición de su hermana Lizeth Sillas Rocha, perpetrado el 30 de julio del mismo año, en la ciudad de Nogales, Sonora.

Por unanimidad, la Primera Sala de la Corte declaró infundados los alegatos de El Sillas, quien impugnó la constitucionalidad de los artículos 33, 34 y 35 de la Ley de Extradición Internacional; el narcotraficante aseguró que venció el plazo de 60 días para que se formalizará el proceso de extradición para poder ser entregado a los estadunidenses.

Ahora, el caso será devuelto al Séptimo Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito, donde finalmente se pronunciará de fondo en el juicio de amparo que entabló Juan Francisco Sillas para evitar ser entregado.

La Corte Federal de Distrito de Dakota del Norte, en Estados Unidos, requirió a El Sillas por los delitos de asociación delictuosa para poseer, con la intención de distribuir, al menos 500 gramos de metanfetamina; cinco kilos de cocaína y mil gramos de mariguana; involucrarse en una empresa criminal continuada y asociación delictuosa para cometer homicidio en una empresa criminal continuada.

El Sillas fue detenido el 5 de noviembre de 2011 por elementos del Ejército, tras la agresión del delincuente a dos personas que viajaban a bordo de un vehículo sobre el boulevard Insurgentes de la ciudad de Tijuana, mismas que resultaron heridas y fueron trasladadas al Hospital General de esa localidad.

El narcotraficante es originario de Culiacán, Sinaloa, y es considerado uno de los sujetos más violentos; responsable de un sinnúmero de asesinatos y cumplía órdenes directas de Fernando Sánchez Arellano, El Ingeniero, líder del cártel de Tijuana, quien le ordenó mantener desde el 2008, una intensa pugna con Teodoro García Simental, El Teo, quien se pasó al cártel de Sinaloa, por el control de las actividades delictivas en Tijuana.

Con su captura, se afectó considerablemente las actividades de operación y mando de la organización de los Arellanos Félix, líderes del cártel de Tijuana.

SENTENCIA

La primera Sala consideró que el artículo 33 de la Ley de Extradición Internacional es constitucional porque respeta las garantías esenciales del procedimiento.

En primer término, el precepto señala que una vez que se conceda la extradición, la Secretaría de Relaciones Exteriores está obligada a notificarla al reclamado.

Posteriormente, esa misma autoridad debe esperar el término de 15 días para permitir que el reclamado interponga un juicio de amparo, que de conformidad con la propia Ley, es el único medio de defensa que tienen los extraditables para defenderse de la extradición.

Solamente en caso de que en esos 15 días la persona requerida no haya interpuesto un juicio de amparo, la Secretaría de Relaciones Exteriores comunicará al Estado solicitante el acuerdo en el que concede la extradición y ordenará la entrega de la persona.


jbh