Recapturan a 3 internos fugados del tutelar

Gracias a una denuncia anónima fueron localizados en el municipio de Cadereyta Jiménez; pertenecen al grupo de ocho que se escaparon el mes pasado.

Monterrey

El Gobierno del Estado dio a conocer la recaptura de tres de los ocho reos fugados del Tutelar de Menores del municipio de Escobedo.

Fue la Dirección General de Investigaciones de la Secretaría de Seguridad del Estado la que realizó las labores de búsqueda de los tres fugados en base a una denuncia anónima.

La mañana de este domingo, elementos de Fuerza Civil acudieron a inspeccionar la colonia Emiliano Zapata y zonas aledañas, en el municipio de Cadereyta, tras recibir una llamada anónima que denunciaba la presencia de tres hombres fumando mariguana en el cruce de las calles Camino Ejidal y 21 de Marzo.

Cuando la patrulla de la corporación logró avistarlos los sospechosos corrieron y se emprendió una persecución, al darles alcance se les encontró entre la ropa 20 bolas con hierba verde con características propias de la mariguana y dos envoltorios con aparente cocaína en piedra.

Al lograrse la identificación de los detenidos, Enrique Celedon Salazar, alias "Kike"; Juan Francisco Martínez Miranda, conocido como "Panchito"; y Christopher Alan Castellanos Aguilar, apodado "El Negrito", fueron puestos a disposición del Centro de Operaciones Estratégicas (C.O.E.) de la Procuraduría General de Justicia del estado de Nuevo León.

Cabe mencionar que pese a que estaban en el tutelar de menores, Enrique Celedon ya tiene 19 años, y los otros dos 20.

La autoridad informó que al momento de la detención a los jóvenes se les detectó con posesión de 20 bolsas con características de marihuana, dos envoltorios con polvo blanco con características de cocaína, así como dos dosis de cocaína en piedra.

Fue el pasado 7 de abril cuando ocho internos del Consejo Estatal de Menores escaparon.

En esa ocasión, las autoridades informaron que los internos se encontraban en el cuarto piso del edificio "c", donde quebraron las ventanas, destruyeron barrotes y formando una 'cuerda' con sábanas y ropa descendieron para después brincar una malla ciclónica y darse a la fuga.

Los hombres ya habían cumplido la mayoría de edad y se encontraban en el tutelar por delitos graves.

FSAD