Por la inseguridad se pierden $17 mil millones

Extorsión, robo en transporte público, robo parcial de vehículo, los delitos más declarados.
Al llegar las autoridades correspondientes, el domicilio en cuestión lucía revuelto y con daños, por lo que se investiga un posible robo como móvil del asesinato
(Henry Saldaña)

Guadalajara

Durante 2013, a Jalisco le costó la inseguridad el equivalente al 22 por ciento del total del presupuesto de egresos en la entidad.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública, el año pasado, el costo de la inseguridad fue superior a los 17 mil millones de pesos, que incluye las pérdidas a consecuencia de los delitos, los gastos realizados por los jaliscienses para adquirir medidas de protección, el costo que significó los daños a la salud, además de otras afectaciones a causa de la inseguridad.

Cuatro estados acumularon el 48 por ciento de las pérdidas, México, Distrito Federal, Jalisco y Veracruz de Ignacio de la Llave, sumando un total de 104 mil 108 millones 352 mil 938 pesos.

Para el caso de Jalisco, sus habitantes gastaron en medidas para reforzar la seguridad de su entorno más de 4 mil millones de pesos, mientras que por afectaciones a la salud –a consecuencia de ser víctima de un delito–, el gasto ascendió a más de 600 millones de pesos.

El número de personas que declararon haber sido víctimas de algún delito ascendió a un millón 714 mil 968 habitantes, en tanto que el número de delitos declarados fue de 2 millones 454 mil 796.

La cifra negra, es decir, el número de delitos no denunciados ascendió a 89 por ciento, lo que significa que en Jalisco sigue denunciándose solo uno de cada diez delitos ocurridos. El número de ilícitos denunciado en 2013 fue de 261 mil 551, de estos sólo en el 60 por ciento se inició una averiguación previa. En promedio, en Jalisco, una persona ha sido víctima de un delito 1.4 veces.

En el 77 por ciento de los delitos no hubo violencia física, en tanto que se sabe que el 84.7 por ciento de los delitos son cometidos por hombres y 6.8 por ciento por mujeres. Además, la edad promedio de los delincuentes oscila en 25 años o menos y 26 a 35 años.