Tres individuos detenidos por destrozos en la sede de la FUTV

Pintas, incendio, vidrios rotos y robo en oficinas de transportistas, presumen que se trata de inconformes por su adhesión al proyecto Tuzobús. 
Pintas, incendio, vidrios rotos y robo en oficinas de transportistas.
Pintas, incendio, vidrios rotos y robo en oficinas de transportistas. (Héctor Mora)

Pachuca

Ayer al filo de las 11 horas, las oficinas de la Federación de Uniones de Trabajadores del Volante (FUTV) en Pachuca, fueron víctimas de un ataque vandálico perpetrado por aproximadamente 40 personas que arribaron al lugar en taxis y vehículos particulares, según testigos de los hechos, los alarmados vecinos escucharon el destrozo de los cristales y varios estallidos, además de observar que salía humo desde dentro del lugar, por lo que llamaron a la policía.

Elementos de la Coordinación de Seguridad Estatal acudieron aún a tiempo para poder capturar a tres individuos presuntamente integrantes del grupo. Se trata de Samuel Morales Cano, de 38 años de edad, Luis Andrés Pinto Gutiérrez y Eleno Arias Pérez, de 50 y 56 años, respectivamente, quienes huían en una camioneta Ford pick up, tipo F 150, color blanca con placas HLR 2597 particulares del estado de Hidalgo.

La organización está en la esquina de Narciso Mendoza e Ignacio Mejía, colonia centro, en un edificio con fachada casi en su totalidad cubierta de cristales, que fue apedreada y pintarrajeada con consignas: “fuera rufo”, “rufián” y exigimos justicia”…  en clara referencia a su rechazo al líder de la federación David Ruffo Navarrete, que en esos momentos no se encontraba en el inmueble.

En la planta baja se apreciaban los mayores daños en vidrios y paredes, además de que ahí se detonaron algunos cohetones y se incendió mobiliario, poniendo con esto en peligro la integridad de dos radio operadoras que, refugiadas en la planta alta, eran las únicas personas presentes en aquel momento.

Los daños serán valorados para determinar el monto, pues además los perpetradores sustrajeron y cargaron en la camioneta una imagen de la Virgen de Guadalupe que se encontraba en la sede de esta organización que agrupa a unos 4 mil 500 trabajadores y a 3 mil concesionarios del transporte público en todo el estado.

Personas allegadas a la organización expusieron lo que podría ser el móvil de la agresión: la pretensión de destituir del cargo a David Ruffo Navarrete debido a la inconformidad de un grupo disidente contra el acuerdo que esta y otras agrupaciones han signado para convertirse en empresas que coadyuven con el proyecto del Tuzobús en marcha en la capital hidalguense.

Los afectados, encabezados por Ruffo Navarrete, acudieron para presentar los cargos, quedando los presuntos responsables a disposición del Ministerio Público del fuero común, junto con la imagen religiosa y la camioneta, para determinar su situación jurídica.