El huachicol se apodera de la música y los altares en Puebla

"De Tehuacán a Puebla ya llegó. Tepeaca, Palmarito y Amozoc, olvida ya las penas y a bailar, al ritmo de la cumbia huachicol", dice la letra de la canción de los Chikos Kumbia.
La imagen del llamado 'Santo niño Huachicolero'.
La imagen del llamado 'Santo niño Huachicolero'. (Especial)

Ciudad de México

De enero de 2014 a febrero de este año Puebla se ha posicionado como el estado que registra mayor robo de combustible con 2 mil 881 tomas clandestinas aseguradas en ese periodo, de acuerdo con información de Pemex.

El impacto del robo del combustible se refleja no sólo en la seguridad de los municipios poblanos, sino también en su cultura popular que ha llevado al huachicol a su música y sus altares.

"El tema del momento es huachicol, bailemos con sabor este cumbión ", dice La cumbia huachicol de los Chikos Kumbia.

En su 'huachicumbia' se escucha nombrar algunas de las localidades de Puebla que conforman el llamado Triángulo Rojo.

TE RECOMENDAMOS: Ataque a Ejército en Puebla deja 10 muertos; 4 son militares

"De Tehuacán a Puebla ya llegó. Tepeaca, Palmarito y Amozoc, olvida ya las penas y a bailar, al ritmo de la cumbia huachicol", repite la canción lanzada por el grupo este año.

"¿Gasolinazo?" se cuestiona en La cumbia huachicol; "yo uso huachicol", responde el vocalista.

En algunas comunidades de Puebla, la gasolina se puede comprar incluso en menos de siete pesos, es decir por debajo del 50% de su precio en cualquier estación de gasolina del país.

El precio se convierte en un jugoso atractivo para cientos de personas que participan indirectamente de este delito al adquirir gasolina extraída ilegalmente de los ductos de Pemex.

"Seguimos teniendo el huachi ya me dan ganas de exportarlo", dice una canción norteña titulada Del Triángulo Rojo, interpretada por Nato y los huachix.

"Yo soy del Triángulo Rojo, poblano ciento por ciento", canta el vocalista aludiendo a la zona conformada por seis municipios de Puebla, donde pasa 40 por ciento del combustible que recibe la Ciudad de México y que se distribuye a todo el país.

TE RECOMENDAMOS: Gasolina a 7 pesos, el atractivo de huachicoleros en el Triángulo Rojo

Tepeaca, Palmar de Bravo, Quecholac, Acatzingo, Acajete y Tecamachalco son los municipios que componen el Triángulo Rojo, donde los llamados huachicoleros aprovechan la madrugada para extraer ilegalmente combustible.

"Me apodan el chupador y en eso sí estoy de acuerdo, porque yo chupo los tubos para ayudar a mi pueblo", entonan Neto y los huachix.

En el Triángulo Rojo y en la Franja del Huachicol, que atraviesa Puebla desde el municipio de Esperanza hasta San Martín Texmelucan no sólo desaparece combustible de los ductos de Pemex, también ocurren incendios, enfrentamientos y otros hechos violentos que han dejado decenas de muertos.

"El gobierno está siempre encima por carretera federal y aunque haga operativos, haremos muchas tomas más", dice la canción norteña.

"El poblano pasó a ser de camotero a huachicolero", dice la cantante Tamara Alcántara autora e intérprete de El wachicolero, otra pieza norteña que traslada a la música la cotidianeidad del robo de combustible.

Tanto Tamara como los Chikos Kumbia se presentan en fiestas privadas en los distintos municipios que viven de la compra y venta de gasolina robada con cada vez más familiaridad.

Huachicol hasta el altar

En febrero de este año elementos de la Policía Federal localizaron una toma clandestina de hidrocarburo escondida bajo un altar en un domicilio de San Martín Texmelucan.

Además, el año pasado empezó a circular la imagen del llamado 'Santo Niño Huachicolero', una figura del niño Jesús con un garrafón de gasolina en la mano que al menos en redes sociales se empezó a difundir como patrono de los también denominados chupaductos.

La imagen fue criticada por el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez, quien dijo que se trataba de "una distorsión de la devoción".

TE RECOMENDAMOS: Asegura Pemex 17,407 tomas clandestinas en cuatro años

En estos últimos tres años las autoridades han asegurado 17 mil 407 tomas clandestinas en el país, lo que representó para el gobierno mexicano una pérdida de 159 mil 967 millones de pesos, de acuerdo con Pemex.

El principal ducto ordeñado por los huachicoleros atraviesa por cinco entidades en su recorrido de Minatitlán a la capital del país: Veracruz, Puebla, Tlaxcala, Estado de México y la capital del país.

En distintos puntos de ese largo tramo los huachicoleros abren tomas clandestinas para extraer el combustible, actividad ilícita que, como el narcotráfico, ya ha trascendido los caminos de terracería.


nerc