Un hospital con equipo de punta, pero sin especialistas

Le invirtieron 118 mdp, pero hasta ahora las consultas para presos tienen que realizarse en otros nosocomios.

México

Hace dos años presumieron que sería un hospital “de referencia” para todo el país, pero la realidad es que la Torre Médica de Tepepan carece de especialistas que brinden una adecuada atención a los reos.

Esto ha generado que los presos sean trasladados a hospitales públicos y se generen momentos de inseguridad, como la evasión del secuestrador José Luis Ángeles Bernal ocurrida el martes pasado.

En febrero de 2012, las autoridades capitalinas reinauguraron el hospital, ubicado en el Centro Femenil de Readaptación Social de Tepepan, tras ser remodelado y equipado con tecnología de punta.

Se anunció en ese momento que la inversión total fue de 118 millones de pesos, pues el centro contaba con quirófanos, salas de recuperación, tococirugía, terapia intensiva, ultrasonido, endoscopía, tomografía, laboratorio, farmacia, lavandería y urgencias.

Además de estar en condiciones de atender enfermedades como faringoamigdalitis, diabetes, diarreas, VIH, hipertensión arterial, cirrosis hepática, insuficiencia renal, fracturas, lumbalgias, partos y cesáreas.

Sin embargo, la presidenta de la Comisión Especial de Reclusorios de la Asamblea Legislativa del DF, Olivia Garza de los Santos, confirmó que la realidad es que no hay especialistas en el nosocomio.

“El tema con la Torre Médica es que es muy buen hospital, pero no tiene los médicos ni los especialistas. A partir de este tipo de hechos (fuga de internos)... es un riesgo para los capitalinos que anden internos enfermos trasladándose por la ciudad.

“Finalmente ponen en peligro a la población, porque no sabemos qué peligrosidad tenga ese interno al ir a un hospital”, dijo en entrevista con MILENIO.

La diputada local consideró urgente que el hospital sea habilitado con todo lo necesario por la Secretaría de Salud del DF. “Sería muy saludable que esa Torre de Tepepan realmente funcione y sea el espacio donde las personas que requieren atención médica sean atendidas. Para eso se creó”, agregó.

—Si no cumple con la función para lo cual fue creado, entonces ¿resultó onerosa la inversión de 118 millones de pesos para su habilitación y equipamiento?

—De hecho sí. Creo que es un gran hospital desperdiciado, pero esperamos que la Secretaría de Salud mande a los médicos para que realmente se explote toda la inversión que está ahí parada.

No tienen especialistas ese es el problema, por eso trasladan a los internos a los hospitales del gobierno de la ciudad.

Uno de los argumentos que exponen las autoridades es que los médicos y especialistas, de al menos 13 áreas, se rehúsan a trabajar al servicio de los reclusos.

“Lo único que dicen y que se quejan es que no hay médicos y no tienen medicamentos. Es una de las quejas constantes, pero hemos insistido y ya está mejor. El tema de las especialidades no las han cumplido y el argumento que dan es que los médicos no quieren ir a trabajar ahí”, puntualizó.

Informes de la Subsecretaría del Sistema Penitenciario indican que un promedio diario de 60 reclusos son trasladados de los penales a diversos hospitales de la ciudad.