Ejército no se dejará amenazar por ataque en Sinaloa: Sedena

 En una llamada telefónica durante el homenaje a los soldados asesinados en Sinaloa, el presidente Enrique Peña Nieto prometió a los familiares que el crimen no quedará impune.

Culiacán, Sinaloa

El Ejército no se amedrentará tras el cobarde y artero ataque en el fueron asesinados cinco militares cuando trasladan a un hospital a un delincuente herido, dijo el secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos.

El general advirtió que las fuerzas armadas van "con todo, con la ley en la mano, contra los responsables de la agresión".

Durante la ceremonia luctuosa a los elementos caídos en cumplimiento de su deber, el general pidió el apoyo moral de la sociedad al Ejército y su condena a las acciones de los miembros del crimen organizado.

En su discurso en la explanada del 94 Batallón de Infantería, donde fueron colocados los féretros con los restos de los cinco soldados muertos, Cienfuegos calificó a los agresores como,"enfermos, insanos, bestias criminales", que buscan atemorizar a la población con acciones crueles y violentas, y al mismo tiempo envenenarla con drogas.

El titular de la Sedena expresó su indignación como general, pero más como un soldado dolido por los hechos arteros de la madrugada del viernes, de los que se truncó la vida de cinco jóvenes mexicanos, padres de familia, esposos, hermanos, que brindaron su vida al servicio de México y a quienes calificó como "héroes del presente, cuyos nombres estarán en la páginas de oro de la nación".

Señaló que el daño sufrido es grave y dijo que el Ejército esta de luto; sin embargo, aseguró que de ninguna manera diezmará la grandeza de la institución militar.

"Como ciudadanos en servicio merecemos respeto y respaldo de otros ciudadanos, la sociedad y sus instituciones no debe permitir que estos cobardes sigan asesinado impunemente", aseguró.

Dijo que los militares tienen razón en estar indignados y molestos, pero señaló que como soldado de la República se apegarán estrictamente a la normatividad y los derechos humanos para dar con los autores de la agresiones y seguir combatiendo a la delincuencia.

"Que las organizaciones criminales sepan que no descansaremos hasta que sean juzgadas por sus delitos" dijo.

Cienfuegos indicó que el ataque contra militares no sólo es una afrenta a la fuerzas armadas, sino a la ciudadanía, a las leyes y al estado de derecho.

Durante la ceremonia, el titular de la Sedena recibió una llamada telefónica del presidente Enrique Peña Nieto.

El general se acercó a cinco de los deudos de los soldados fallecidos y activó el altavoz para que pudieran escuchar el mensaje de solidaridad y las condolencias del jefe del Ejecutivo federal.

El Presidente les dijo que deben sentirse orgullosos porque sus seres queridos murieron en cumplimiento de su deber y ofrecieron su vida por el bienestar de los mexicanos, aún a sabiendas de que cumplían tares de altísimo riesgo.

El mandatario señaló que los acompaña en su dolor y se comprometió a no dejarlos solos en este duelo, además de que les garantizó que recibirán todos los apoyos económicos y de otra índole a los que tiene derecho y les pidió fortaleza para superar este gran dolor.

La pareja de uno de los militares que perdieron la vida le dijo al Presidente de la República, que se sentía orgullosa porque el soldado "se fue haciendo lo que más quería".

Otra mujer expresó que fue un privilegio haber sido la esposa de un militar.

En el homenaje luctuoso se colocaron arreglos de rosas blancas frente a cada uno de los cinco féretros y las fotografías de los elementos del Ejército que fueron asesinados y quienes fueron despedidos entre aplausos.

En el acto se entonaron el Himno Nacional, el toque militar de silencio y hubo una salva de fusilaría en homenaje a los caídos.

El general Cienfuegos, al término de la ceremonia, entregó a familiares y deudos la bandera mexicana que cubrió los féretros de las víctimas, y les dio un mensaje de aliento a cada uno.


ERM