Cinco hombres pierden la vida en hechos violentos

Un cuerpo, que no ha sido identificado, fue encontrado en avanzado estado de descomposición en el nuevo Periférico tras una denuncia anónima.
Según las autoridades, el cuerpo hallado en El Salto tendría al menos 36 horas de evolución cadavérica.
Según las autoridades, el cuerpo hallado en El Salto tendría al menos 36 horas de evolución cadavérica. (Jorge Martínez)

Guadalajara

La violencia cobró la vida de cinco personas este fin de semana en diferentes hechos registrados en el estado.

Tras cinco días de agonía, un hombre perdió la vida en el Centro Médico Nacional de Occidente a consecuencia de una herida de bala en el abdomen que sufrió el pasado 20 de octubre, alrededor de las 23:30 horas, en la colonia Hidalgo, en el municipio de San Pedro de Tlaquepaque.

El fallecido, Arón Llamas López, de 42 años de edad, fue reconocido por su esposa ante los agentes del Ministerio Público del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses.

La agresión ocurrió por la calle Santa Rosalía, entre Rosales y Salado Álvarez, según información de la Fiscalía General del Estado. Presentaba heridas de proyectil de arma de fuego en el costado izquierdo, por debajo de las costillas.

Cuando era atendido dijo que cuatro sujetos a bordo de una camioneta blanca fueron los agresores, quienes hasta el momento no han sido detenidos.

En Ayutla, la mañana del sábado fue encontrado sin vida Alfredo Rodríguez Ríos, de 23 años, en la calle Hidalgo, en la colonia Los Conos. Su padrastro lo identificó en el lugar del hallazgo. El cuerpo, que estaba boca abajo, presentaba lesiones de arma blanca.

La noche del sábado, en el municipio de Degollado, un joven murió tras una riña entre personas alcoholizadas. El cuerpo de Juan Cecilio García Alcalá, de 20 años, fue encontrado sobre un vehículo en la carretera de Guadalajara a La Piedad.

En otro hecho, unos sujetos golpearon a un hombre hasta matarlo en la colonia Mirasoles, en el municipio de Zapopan. El cadáver de quien fue identificado como Noé Aguilar, de 33 años, quedó en un terreno baldío sobre la calle Anastacio Bustamante.

La última vez que fue visto fue la madrugada de este mismo domingo, a las 03:00 horas; según un conocido, estaba cuidando los vehículos de personas que asistieron a una fiesta en el cruce de las calles Anastasio Bustamante y Privada Los Mirasoles.

Testigos declararon que vieron a varios hombres salir corriendo del lote baldío en donde horas después fue encontrado el cuerpo.

Familiares de la víctima informaron a policías de la ex Villa Maicera que Noé Aguilar Navarro, quien tenía su domicilio a pocos metros de donde fue encontrado sin vida, tenía problemas con un vecino, quien no quiso abrir la puerta de su casa a los agentes investigadores del área de Homicidios de la Fiscalía General del Estado que lo buscaban para interrogarlo.

Paramédicos que acudieron a la escena del crimen para atender la emergencia informaron que el cuerpo presentaba diversos golpes, principalmente en el rostro, los cuales se cree fueron provocados por una piedra.

Alrededor de las 11:30 horas de ayer, el cuerpo de un hombre en avanzado estado de descomposición fue encontrado embolsado, en el municipio de El Salto, gracias a un reporte anónimo al Centro Integral de Comunicaciones 066 emergencias (CEINCO).

El denunciante informó que el cuerpo estaba oculto dentro de un predio privado cercano al cruce del camino a Los Laureles, el cual se localiza sobre el nuevo Periférico, a unos 500 metros del entronque con la carretera a Chapala.

Policías municipales buscaron el cadáver durante varios minutos hasta que finalmente lo encontraron.

Los primeros reportes señalaron que el fallecido aparenta una edad aproximada a los 30 años. Era de complexión robusta, moreno y de cabello negro.

Las autoridades presumen que el cuerpo tendría al menos 36 horas de evolución cadavérica. Trascendió que desde el viernes pasado se habían recibido varios reportes sobre el abandono de un cadáver en la zona, pero las autoridades no lo localizaban.

Personal del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) trasladó el cuerpo a la morgue ubicada en la calle de Batalla de Zacatecas, en el fraccionamiento Revolución, para ser sometido a la necropsia que marca la ley y donde permanecerá hasta ser identificado.