Una historia trágica detrás de Edgar ‘El Ponchis’

Desintegración familiar y la drogadicción de sus padres que los llevó a la cárcel, Edgar “N” quedó a cargo de su abuela quien se lo llevó de San Diego a Tejalpa, Morelos, pero siempre mostró rebeldía.
El Ponchis fue detenido el 2 de diciembre de 2010 cuando tenía 14 años
El Ponchis fue detenido el 2 de diciembre de 2010 cuando tenía 14 años (Archivo)

Ciudad de México

Edgar N. El Ponchis nació con cocaína en el cuerpo, vivió lejos de sus padres y perdió a su abuela a los nueve años. A los 14  confesó haber matado a cuatro personas. 

Según notas periodísticas de medios estadunidenses, los padres de Edgar eran drogadictos, por lo que el sistema de protección de menores de ese país lo entregó a su abuela.

En 1997 Carmen Solís Gil, abuela de Edgar, se volvió su madre y protectora, una heroína, consideraba el gobierno de Estados Unidos, pues llegó a San Diego para recibir la custodia y hacerse cargo de seis nietos, informó en 2011 el periódico San Diego Union Tribune.

La decisión fue tomada por la Corte de San Diego después de que Edgar naciera con cocaína en la sangre, sus padres se encontraban recluidos por adicción y posesión de drogas y Solís Gil, de 71 años, tomaría a sus ‘nuevos hijos’ para llevarlos a Tejalpa, un pequeño pueblo ubicado en Morelos.

El acuerdo en la Corte de San Diego era que el gobierno estadunidense enviaría apoyo económico mensual a la abuela,  para ayudar con la crianza de los seis pequeños. Una vez instalados en Tejalpa llevarían una vida normal, la de una familia de su condición económica, según un reportaje de  Morgan Lee.

La abuela Carmen murió en 2004 a causa de diabetes y los nietos, aunque contaban con la presencia del padre, quien regresó después de ser liberado, no significaba un apoyo ni un sustento económico estable.

Una tía decidió llevarse a Edgar a su casa, un pequeño departamento en Cuernavaca, donde compartiría recamara con su primo. Antes de que terminara el año, el sobrino fue expulsado por cuarta vez de la escuela, así que regreso a Tejalpa.

David, su primo, le dijo al Union Tribune que a El Ponchis nunca le gustaron los juguetes, siempre buscaba la forma de escapar e ir al río a buscar tortugas, pero después hasta ese gusto desapareció, pues dice la pasaba solo. "Traía a raya a los de su edad. Era el gandallón", explica David.

Cuando se dio a conocer la noticia de que Edgar era un “niño sicario” y había sido detenido, uno de sus maestros de educación física, aseguró a los medios que era un buen niño, pero marcado por el abandono.

El Ponchis fue detenido el 2 de diciembre de 2010, cuando pretendía abordar un avión en el aeropuerto "Mariano Matamoros" de Cuernavaca con destino a Tijuana, acompañado de una de sus hermanas. Pretendían ir a San Diego a visitar a su mamá.

Sus hermanas, conocidas como Las Chavelas, estaban dentro del crimen también, su hermana Isabel era novia de Jesús Radilla Hernández, 'El Negro', identificado como el líder de los sicarios del Cártel del Pacífico Sur. Él era el jefe de 'El Ponchis', a quien drogaba y asignaba 'trabajos' como degollar y cortar los órganos genitales de rivales.

Yolanda, la madre de Edgar, dejó la prisión poco después de que sus hijos se mudaran a México con la abuela. Fue deportada y  regresó a San Diego. Se volvió a casar y tuvo otras dos hijas.

Cuatro días después de que el Ejército arrestara a El Ponchis, Yolanda Jiménez, fue detenida por autoridades estadunidenses en su departamento del barrio Logan Heights en San Diego, por haber regresado al país después de haber sido deportada.

Las dos hijas que tuvo con Gabriel se quedaron en Estados Unidos, bajo tutela de un familiar.