Procesan en EU a hijo de Osiel Cárdenas por tráfico de armas

La justicia de Texas inició un proceso contra Osiel Cárdenar Jr por exportar de EU a México 480 cartuchos útiles y dos cargadores de rifle; fue detenido el 31 de diciembre.

Texas

La justicia de Texas dio inicio a un proceso contra Osiel Cárdenar Jr, hijo del ex jefe del cártel del Golfo, Osiel Cárdenas Guillén, por tratar de exportar a México centenares de cartuchos de diversos calibres.

Fuentes judiciales precisaron que Cárdenas Jr. permanece detenido en una cárcel federal luego de que este lunes fue instruido de cargos y el próximo jueves volverá a comparecer ante el juez, para determinar en una nueva audiencia si se le otorga una fianza.

El presunto contrabandista compareció la tarde del lunes ante el juez federal Ignacio Torteya, junto a sus abogados Crispín Quintanilla y Roberto Yzaguirre, quienes defendieron a su padre a finales de la década pasada en el juicio en el que fue sentenciado a 25 años de prisión.

Las autoridades federales lo acusan de exportar de manera consciente y voluntaria de Estados Unidos a México "un artículo de defensa", constituido por 290 cartuchos de munición .9 milímetros, 161 cartuchos de municiones .223 milímetros, 29 cartuchos de 7.62 milímetros y dos cargadores de rifle para balas de .223 milímetros.

Según la acusación presentada, Cárdenas Jr., de nacionalidad estadunidense, fue detenido por agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) el 31 de diciembre cuando trataba de cruzar hacia México por el Puente Internacional Brownsville-Matamoros.

El acusado conducía una camioneta "Cadillac Escalade" 2015 de color negro y al tratar de cruzar hacia el lado mexicano, negó transportar consigo algún tipo de contrabando.

Un agente de la CBP escogió entonces la camioneta para una segunda inspección. Al bajar del automóvil, Cárdenas Jr. fue revisado y se le encontraron 14.2 gramos de marihuana escondidos en su ropa interior.

Durante la inspección a la camioneta se halló el contrabando de municiones en la guantera y en un compartimento ubicado en el tablero del automóvil.

Al ser arrestado, Cárdenas Jr. admitió que las municiones eran de su propiedad y que las había escondido para evitar la inspección porque conocía que era ilegal exportarlas a México.