Por caso Heaven, sentencian a uno a 520 años de prisión

La Procuraduría capitalina informó que un juez, con sede en el Reclusorio Preventivo Varonil Oriente, dictó la sentencia por el delito de privación ilegal de la libertad.

Ciudad de México

Un juez federal sentenció a 520 años de prisión a uno de los implicados en el caso Heaven, en el que un grupo criminal autodenominado La Unión Insurgentes consumó la privación ilegal de la libertad y homicidio de 13 jóvenes perpetrado el 26 de mayo de 2013, como parte de una venganza contra la organización antagónica de La Unión de Tepito.

La Procuraduría General de Justicia capitaliza dio a conocer el resultado del proceso, en contra de uno de los detenidos por este crimen colectivo. El juez 25 penal, con sede en el Reclusorio Preventivo Varonil Oriente, decretó la condena de más de un siglo de cárcel, después de que se presentaron las evidencias de que participó en el secuestro de los menores, en el bar ubicado en la Zona Rosa.

Los implicados simularon un operativo en el que llegaron al lugar varias camionetas con hombres armados que vestían de civil y que tenían la cara cubierta con paliacates, para privar de la libertad a las víctimas, entre ellas Jerzi Eslí Ortiz Ponce, hijo de Jorge Ortiz Reyes, "El Tanque", uno de los líderes criminales del barrio de Tepito, contra quien supuestamente estaba dirigida la venganza.

Después de varios días de la desaparición de los jóvenes, en una operación encabezada por autoridades de la Procuraduría General de la República, se encontraron los cuerpos de los ejecutados en el rancho "La Negra" en Tlalmanalco, Estado de México. La investigación permitió además la aprehensión de cinco de los presuntos autores materiales Jonathan "N", alias "El Jhony"; Pedro Francisco "N", apodado "El Marihuano" y Fernando "N" conocido como "El Pez", quienes fueron capturados en bares de la Zona Rosa.

Asimismo, fueron detenidos Víctor Manuel, "El Cholis" y Eric Raymundo, "El Padre", quienes aportaron mayores evidencias sobre el caso, relacionado con las pugnas que existían por el control de los territorios para la venta de drogas en la Ciudad de México.

Los detenidos reconocieron que el móvil del homicidio colectivo fue una venganza por el asesinato días antes de Horacio Vite Ángel, ocurrido en el bar Black el 24 de mayo de 2013, quien era uno de los distribuidores de droga de la banda.

ESS