Emperador Cuauhtémoc, otra colonia de Guerrero con autodefensa

Los habitantes de la localidad sufrieron en los últimos meses varios robos de vehículos y casa habitación por lo que decidieron hacer recorridos con palos, tubos y machetes.

Chilpancingo

La colonia Emperador Cuauhtémoc, habitada preponderantemente por familias indígenas se sumó al mecanismo de vigilancia ciudadana contra la delincuencia, que desde hace dos semanas implementan sus vecinos del fraccionamiento Río Azul.

Al igual que los habitantes de Río Azul y la colonia Margarita Viguri, los de la Emperador Cuauhtémoc sufrieron durante los últimos meses varias agresiones por parte de ladrones de vehículos y casas habitación.

Por eso, esta semana integraron varias brigadas vecinales y comenzaron a recorrer sus accesos; apenas armados con palos, tubos y machetes, como ocurre en otros asentamientos humanos de la ciudad.

La Emperador Cuauhtémoc es una colonia fundada inicialmente por ex dirigentes del Consejo Guerrerense 500 Años de Resistencia Indígena y Negra (CG500ARI), organización que durante la década de los noventas influyó mucho para la integración del sistema de seguridad y justicia que promueve la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), que opera desde hace 18 años en la Costa Chica y Montaña.

Por eso la adopción de medidas de autodefensa vecinal no son ajenos para sus moradores, que han manejado el tema con mucha discreción.

Los vecinos del fraccionamiento Río Azul consideran positivo el que sus vecinos de la Emperador también se hayan organizado, pues al estar juntas cubren un perímetro mayor en cuanto a la vigilancia de sus accesos y calles.

Aunque los representantes de los comités de desarrollo se conocen, el tema de la vigilancia lo promueven los vecinos en colectivo, con la intención de que nadie asuma el liderazgo de los trabajos.

Este jueves se cumplirán dos semanas del arranque de la vigilancia vecinal, los promotores aseguran que los resultados son buenos porque los robos a casas habitación disminuyeron drásticamente, al igual que el caso de los vehículos.

En los rondines permiten que haya trabajadores de medios de comunicación acompañándolos, pero aclaran que su movimiento está completamente alejado de las organizaciones sociales y los partidos políticos.

No descalifican a la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) ni la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), pero sí consideran importante establecer que ninguno de los dos sistemas de seguridad alternativos está detrás de los comités de vigilancia en la zona urbana de Chilpancingo.