Me hubiera gustado aprender a ser panadero: Sicilia

El activista Javier Sicilia respondió al Interrogatorio MILENIO en el que bromeó al decir que el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad es la mejor mentira que ha inventado.
Sicilia además cuestionó que por presiones de partidos políticos Luis González Placencia haya renunciado a la CDHDF.
La posesión más valiosa de Sicilia: su familia, su hija, su nieto, su mujer y la memoria de su hijo Juan Francisco, Juanelo, como él le llamaba. (Archivo)

Ciudad de México

El fundador del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, Javier Sicilia, afirmó que su oficio frustrado es el haber sido panadero, aunque aclaró que por 1994 hizo pan artesanal europero con un filósofo belga.

A tres años de la creación del movimiento por la paz, el escritor bromeó al decir que es la mejor mentira que ha inventado.

Conoce algunos aspectos de su personalidad:

¿Qué prefieres, libro electrónico o en papel?

Papel

¿Qué libro te hizo lector?

La peste, de Albert Camus.

¿Qué libro no has leído y siempre has querido leer?

La Muerte de Virgilio, de Hermann Broch

¿Qué libro nunca terminaste de leer?

No. Que recuerde no.

¿A qué palabra rehúyes a la hora de escribir tus libros?

Al miedo. El miedo ante la página en blanco. Fracasar para decir lo correcto.

¿Qué es lo que te hace feliz en este momento de tu vida?

Creo que soy un ser muy amado a pesar de las desgracias de mi vida, y creo que eso me llena de felicidad y creo que he hecho lo correcto.

¿Cuál es la posesión más valiosa que posees?

Mi familia, mi hija, mi nieto, mi mujer, la memoria de mi hijo.

¿Cuál es el defecto que menos soportas de tu personalidad?

La ira. Soy muy iracundo. Tengo mucha capacidad para entrar en furia.

¿Cuál es tu carrera profesional frustrada?

Un oficio: panadero. Creo que el pan es lo elemental, está el hermoso verso de López Velarde del santo olor de la panadería. Hay algo de santidad. Aunque hice pan una época de mi vida con un filósofo belga en el 94 o 95. Hicimos un pan artesanal europeo muy bueno. Él hacia pan y yo aprendí con él. El pan lo vendíamos. (Ese oficio) me hubiera gustado aprenderlo a profundidad.

¿Cuál es la mejor mentira que hayas inventado?

¡Asu madre!

Sicilia voltea a ver a uno de sus acompañantes y le repite la pregunta: La mejor mentira que haya inventado, cabrón. Su compañero le responde "¡El movimiento!". El escritor repite: "El movimiento". Todos los presentes se ríen.

No, no sabría decirlo, contesta Javier. Tal vez yo mismo. Uno en el fondo no se conoce. A veces lo que uno revela de sí mismo no es la verdad absoluta.

¿Qué te hace falta hacer antes de morir?

Yo creo que nada. Creo que he hecho lo que tenía que hacer. Mantenerme fiel a lo que he sido. A mi fe, a mi hijo, a mi familia... al amor.