EU entregará a ‘El Güero’ Palma a autoridades mexicanas

Héctor Palma no saldrá por su propio pie de la prisión de Atwater, en California, ya que será entregado primero a la oficina de migración y después a autoridades mexicanas.
Héctor Luis Palma Salazar fue capturado en Jalisco en 1995.
Héctor Luis Palma Salazar fue capturado en Jalisco en 1995. (Especial)

Los Ángeles

El gobierno de Estados Unidos no dejará salir de prisión por su propio pie al narcotraficante Héctor "El Güero" Palma, uno de los fundadores del cártel de Sinaloa, sino que será entregado a las autoridades mexicanas.

La embajada de Estados Unidos en México informó en un comunicado que "El Güero" Palma, quien tiene previsto salir de una prisión en California el sábado, será entregado primero a la oficina de inmigración y aduanas estadunidense y luego a las autoridades mexicanas.

Tras haber cumplido parte de su sentencia por tráfico de cocaína y tener un buen comportamiento, Palma tiene previsto abandonar el sábado la cárcel de Atwater, en California, lo cual ha desatado preguntas sobre si regresará a México como un hombre libre o aún puede enfrentar un proceso en el país.

La procuradora general de México, Arely Gómez, dijo hace unos días que su oficina revisa si hay algún proceso penal pendiente contra Palma, aunque hasta ahora no ha informada nada más.

La embajada se limitó a señalar que lo turnará a las autoridades de México.

Palma inició su carrera delictiva como ladrón de autos, después se convirtió en sicario y luego se unió -en los años 90- a Joaquín Guzmán Loera en la integración del cártel de Sinaloa.

El delincuente fue detenido en 1995 en los límites entre Jalisco y Nayarit, después de que su avión se estrellara, y fue extraditado a Estados Unidos en 2007.

A Palma se le atribuyen la muerte de la activista Norma Corona, defensora de los derechos humanos en Culiacán y el ametrallamiento de la discoteca Christine de Puerto Vallarta, que se saldó con 10 muertos.

La embajada estadunidense señaló que Palma ha cumplido 85  de su sentencia, tiempo en el cual puede quedar libre si se considera que ha tenido un buen comportamiento.