El gobierno busca 'golpes quirúrgicos' en Tamaulipas

Uno de los blancos es Juan Martín Zárate Chávez, 'Sheyla', presunto jefe de Los Zetas, a quien se le atribuye gran parte de la oleada de violencia que repuntó en esa entidad.

México

La nueva estrategia anticrimen en Tamaulipas pretende dar "golpes de precisión" a Los Zetas y al cártel del Golfo —incluido su brazo armado denominado Dragones— mediante operaciones en las que se antepondrán labores de inteligencia para evitar enfrentamientos y víctimas "colaterales", principalmente en zonas urbanas, revelaron a MILENIO funcionarios del gabinete de seguridad nacional.

Se desplegarán al menos cinco mil militares y marinos, más de dos mil elementos de la Policía Federal, así como dos unidades especiales antisecuestro para combatir el plagio de migrantes, que continúa aún después de masacres como las de San Fernando.

Reiteraron que las acciones en el estado serán diferentes a las de Michoacán, pues los grupos criminales que operan en Tamaulipas son los más violentos y de mayor capacidad de fuego, por lo que los patrullajes "no serán tan visibles y se buscará atacar blancos específicos para evitar el combate en zonas urbanas".

Uno de estos blancos es Juan Martín Zárate Chávez, alias Sheyla, presunto jefe de Los Zetas, a quien se le atribuye gran parte de la oleada de violencia que repuntó este año.

Según registros de la Sedena, en lo que va del sexenio el mayor número de militares fallecidos por disparo de arma de fuego en la lucha contra el narcotráfico ha ocurrido en Tamaulipas.

Los servidores públicos del gabinete de seguridad nacional afirmaron que, a diferencia de otras entidades con gran presencia de la delincuencia organizada, en esa entidad los criminales "no temen a un enfrentamiento directo con el Ejército, la Marina o la Policía Federal, además de que otro factor clave para modificar la estrategia es el terreno, pues mientras en Michoacán la mayoría de los delincuentes operaba en zonas rurales, en Tamaulipas lo hacen en las urbes, lo que implica un riesgo para los civiles".

Agregaron que a la fecha han sido enviados alrededor de mil 200 elementos de la Policía Federal de un total de dos mil que llegarán a la entidad, entre ellos agentes de los cuerpos de élite.

El despliegue incluye 200 unidades terrestres de la corporación, dos helicópteros Black Hawk artillados, dos unidades completas antisecuestro y seis equipos de inspección no intrusiva (rayos x) para detectar armas, droga, explosivos y dinero.

Las autoridades han detectado que Los Zetas y el cártel del Golfo "clonan" unidades del Ejército y de la Marina para perpetrar sus crímenes.

Ambas organizaciones fueron identificadas como las de "mayor activismo delictivo y violento". De acuerdo con la información del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el auge de la violencia en Tamaulipas llegó a tal punto que los asesinatos se duplicaron en cuatro meses.

Mientras que en enero se reportaron en la procuraduría de justicia estatal 67 asesinatos, en abril la cifra subió a 128. En enero hubo 26 víctimas de secuestro y el mes pasado la cifra subió a 44.

Tanto al cártel del Golfo como a Los Zetas se les han asegurado armas de características especiales por su potencialidad lesiva, alcance, penetración y volumen de fuego.

La Sedena reportó que del 1 de diciembre de 2012 al 15 de mayo de 2014 han sido asesinados en Tamaulipas 13 militares durante enfrentamientos.

Los funcionarios añadieron que en la nueva estrategia se dará prioridad a municipios de alto riesgo por la presencia de la delincuencia organizada, particularmente Reynosa, Matamoros, Ciudad Mier, Tampico, Ciudad Madero, Ciudad Victoria y San Fernando.