Se fugan 5 de penal federal de Juárez; recapturan a 3

Es la primera que se da en estas cárceles desde 2001, cuando "El Chapo" escapó de Puente Grande.
El operativo que se desplegó en el Cefereso 9 por parte de elementos de la PF contó con patrullajes aéreos.
El operativo que se desplegó en el Cefereso 9 por parte de elementos de la PF contó con patrullajes aéreos. (Especial)

México y Chihuahua

El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto registró la primera fuga de un penal federal de alta seguridad desde que Joaquín El Chapo Guzmán logró escapar de Puente Grande, Jalisco, el 19 de enero de 2001, al consumarse la evasión de dos internos del Cefereso número 9 de Ciudad Juárez, Chihuahua, uno de los más vigilados en el sexenio pasado.

La Procuraduría General de la República abrió una investigación, en la que habrá de esclarecer si la huida de los presuntos sicarios de La Línea —brazo armado del cártel de Juárez—, ocurrida la noche del viernes, derivó de un acto de corrupción o de negligencia de servidores públicos adscritos al Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social y de la Comisión Nacional de Seguridad.

Autoridades informaron que fueron cinco los reos que pretendían huir, aunque  solo Álvaro Eguiarte Silva y Víctor Alejandro Sánchez García pudieron hacerlo, luego de saltar la barda perimetral de más de cinco metros de altura con una cuerda de tela, de acuerdo con las primeras investigaciones.

Los tres restantes fueron recapturados por personal de guardia y custodia de la Fiscalía General del Estado y no por vigilantes federales. Sin embargo, otras versiones señalaron que se trató de un intento de fuga masiva en la que participaron 20 presos.

Informes oficiales obtenidos por MILENIO revelan que el Centro Federal de Readaptación Social número 9 tenía al inicio de la actual administración 450 cámaras de seguridad para monitorear todas las “áreas sensibles” del penal (que tiene capacidad para mil 200 reos), donde se encuentran internos de alta peligrosidad, principalmente miembros de los cárteles de Juárez y de Sinaloa.

El gobierno federal asumió en mayo de 2011 el control del penal mediante un convenio con el gobierno de Chihuahua, que lo administró hasta entonces.

Según los reportes a los que tuvo acceso este diario, durante el sexenio anterior era uno de los centros penitenciarios más vigilados con equipo de alta tecnología y 600 custodios listos para contener cualquier emergencia por el perfil de alta peligrosidad de los internos, la mayoría encarcelados en la época de mayor violencia que azotó Ciudad Juárez.

Respecto a la fuga, versiones preliminares de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) indicaron que ocurrió alrededor de las 21:30 horas del viernes, cuando cinco reos (quienes fueron ingresados apenas en enero pasado, sentenciados por portación de arma de fuego, cartuchos y granadas) “se escondieron en el baño”.

Supuestamente “burlaron” los sistemas de seguridad del Cefereso y llegaron hasta la barda perimetral por la Torre número 8, donde “formaron una pirámide humana” para escalar.

Con ganchos y cuerdas de tela lograron pasar hacia el otro lado, donde el gobierno estatal construye el Centro de Readaptación Social Productivo; sin embargo, custodios locales los sorprendieron y con disparos al aire alertaron al personal federal.

Funcionarios de la PGR comentaron que se inició una averiguación previa por el delito de evasión de reo y lo que resulte, mientras que la Comisión Nacional de Seguridad realiza una investigación interna para determinar lo que sucedió.

Las autoridades consultadas señalaron que entre las líneas de investigación se sigue una que apunta a posibles actos de corrupción, “pues por el nivel de seguridad que se tenía en las instalaciones, resulta poco probable que los internos hayan burlado todos los sistemas de vigilancia”.

Durante la pasada administración, el Cefereso número 9 contaba con 450 cámaras de seguridad que operaban las 24 horas y siete días de la semana.

Era un sistema que servía para monitorear el penal en “línea” o “tiempo real”, pues estaba conectado directamente al Centro de Mando y Plataforma México.

Actualmente el Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social —responsable del sistema penitenciario federal— está a cargo del comisionado José Luis Musi Nahmias.

La evasión de los dos presuntos sicarios de La Línea rompió con el récord de cero fugas en centros federales de readaptación social.