Fuga revela debilidad de sistema penitenciario federal: especialista

Javier Oliva Posadas, investigador de una UNAM, explica que el reciente caso de 2 reos que huyeron del Cefereso de Ciudad Juárez, da argumentos a EU para la extradición de El Chapo.
Cefereso de Chihuahua
Cefereso de Chihuahua (Juan José García Amaro)

Ciudad de México

La fuga de dos sicarios del Cefereso número 9 de Ciudad Juárez, Chihuahua, revela la debilidad del sistema penitenciario federal y abona a la postura del gobierno y congresistas de Estados Unidos que exigen la extradición de Joaquín El Chapo Guzmán, con el argumento de que podría volver a escapar ante la falta de seguridad en las prisiones mexicanas, advirtió Javier Oliva Posadas, profesor-investigador de la UNAM en temas de seguridad nacional y defensa.

Opinó que la evasión el viernes pasado de los presuntos integrantes del Cártel de Juárez, que como dio a conocer MILENIO es la primera que se registra en un penal federal de alta seguridad desde la huida de Puente Grande, Jalisco, de El Chapo, en 2001, obliga a una revisión de las condiciones en que opera el Organo Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social -a cargo de José Luis Musi-, y a sancionar a los funcionarios responsables, ya que por actos de corrupción o ne negligencia.

En entrevista, sostuvo que sin duda la fuga de los miembros de La Línea fue uno de los factores que contribuyó a la renuncia del doctor Manuel Mondragón y Kalb al frente de la Comisión Nacional de Seguridad, aun cuando la responsabilidad directa no fue de él sino de otros servidores públicos.

Sin embargo, señaló que el relevo en la CNS “no garantiza por sí solo una solución a este problema, aunque si no  se atiende esta alerta en el sistema penitenciario federal que durante el sexenio pasado registró un récord perfecto de cero fugas, y no se castiga a los responsables, la red carcelaria federal continuará vulnerable”.

El especialista comentó que la fuga no es el único incidente grave que se ha registrado en la actual administración, pues en febrero de 2013 más de 600 reos se amotinaron en Islas Marías por las pésimas condiciones de vida en la colonia penitenciaria, lo que dejó incluso a custodios muertos.

“Respecto a el récord de cero fugas y motines que logró el sexenio pasado la entonces Subsecretaría del Sistema Penitenciario federal –a cargo de José Patricio Patiño- debo comentar que ningún gobierno tiene condiciones 100 por ciento positivas o 100 porciento negativas, hay tonalidades de grises, pero hay que reconocer lo que se hizo bien en el sistema penitenciario federal y adoptarlo nuevamente, además de corregir las deficiencias que por lo visto son graves”.

Oliva Posadas manifestó que la evasión del Cefereso de Ciudad Juárez es una muy mala noticia, que abona a la postura de congresistas  y de los encargados de seguridad e inteligencia de EU que exigen la extradición ipso facto de El Chapo, porque argumentan que México tiene un serio problema de debilidad estructural en su sistema penitenciario.