Gerente es detenido por fraude de 1.5 mdp

Les informaba a los clientes que no podría concederles el préstamo solicitado ni devolverles el dinero que ya habían invertido.
Julio César Beltrán Ramírez, gerente de Servicio de Gestión Administrativa Velka SA de CV.
Julio César Beltrán Ramírez, gerente de Servicio de Gestión Administrativa Velka SA de CV. (Especial)

Monterrey

En una modalidad que se ha vuelto más frecuente durante los últimos años, 30 personas fueron víctimas de fraude por parte de una compañía dedicada a la gestión de préstamos económicos.

Pero las autoridades ya asestaron el primer golpe a los defraudadores, al ser detenido, mediante orden de aprehensión, el gerente de la compañía acusado de apoderarse ilegalmente de más de 1.5 millones de pesos.

Se trata de Julio César Beltrán Ramírez, quien se encuentra recluido en el Penal del Topo Chico, a disposición de un juez de Control, tras ser capturado por elementos de la AEI.

Beltrán Ramírez fungía como gerente de la empresa denominada Servicio de Gestión Administrativa Velka SA de CV.

Dicha empresa operaba en el despacho 514 del edificio Urbania, en la calle Parás, en el centro de Monterrey, y en otro local instalado en la avenida Alfonso Reyes 315, en la colonia Contry Tesoro.

De acuerdo con información extraoficial, las primeras denuncias por este fraude fueron presentadas en julio de 2014, y con el paso de los meses aparecieron más afectados, hasta diciembre de 2015.

En total suman 30 personas que fueron engañadas bajo la promesa de que les tramitarían un préstamo, para lo cual les cobraron diversas cantidades que iban de los 10 mil a los 50 mil pesos, por concepto de ‘gestoría’ o gastos de papelería.

Por medio de empleados a los que llamaban ‘promotores’, Beltrán Ramírez reclutaba a los supuestos candidatos a obtener los préstamos.

Les decían que recibirían su dinero dentro de un periodo de siete a 25 días, independientemente del monto solicitado.

A los clientes afectados les sorprendió la rapidez con la que resolvían si eran aptos o no para el crédito. Los promotores se comprometían a acelerar los procedimientos ante la institución financiera, a cambio de otro pago.

Sin embargo, nunca recibieron los préstamos, bajo el argumento de que no se los habían autorizado y tampoco se les regresó el dinero que ya habían pagado.

Por el monto de lo defraudado, Beltrán Ramírez podría alcanzar hasta 12 años como pena, de acuerdo al código penal del estado.