Fiscalía de Morelos entrega cuerpo de joven secuestrado en 2012

El cuerpo de Israel Hernández Torres es el primero de los 119 en las fosas de Tetelcingo en ser identificado por pruebas de ADN.
El cuerpo de Israel Hernández Torres fue trasladado en una carroza fúnebre tras ser entregado a sus familiares.
El cuerpo de Israel Hernández Torres fue trasladado en una carroza fúnebre tras ser entregado a sus familiares. (David Monroy)

Cuernavaca

Un poco más de cuatro años después de permanecer como desaparecido, tras ser secuestrado en junio de 2012, el cuerpo Israel Hernández Torres fue entregado este lunes a su familia por la Fiscalía General del estado de Morelos, que lo encontró entre los 119 cadáveres y restos hallados en dos fosas comunes ubicadas en un panteón del poblado de Tetelcingo, al oriente del estado.

TE RECOMENDAMOS: Cruce de información permitió identificar restos: fiscal de Morelos

“Ustedes saben que la tranquilidad ya no existe…  no existe la tranquilidad para nosotros, nos mataron en vida”, aseguró Elías Hernández Rivera, padre de Israel, quien durante cuatro años buscó a su hijo, junto con su esposa y sus hijas, pero no pudieron dar con él porque los secuestradores nunca lo entregaron pese a recibir el rescate y porque no contaron con el apoyo de las autoridades estatales.

Israel Hernández Torres fue localizado entre los 119 cadáveres depositados por la FGE en dos fosas comunes de un panteón del poblado de Tetelcingo, en el municipio de Cuautla, y que entre mayo y junio pasado fueron intervenidas por autoridades estatales y federales al comprobarse que las inhumaciones se efectuaron de manera irregular, sin cumplir con los protocolos y requisitos para el manejo e identificación de cadáveres.

Su cuerpo permaneció más de dos años entre los cadáveres sin identificar en la morgue de FGE, por lo que fue enviado a una fosa común, al igual que decenas de restos.

De acuerdo con la versión de la familia de Israel, hace algunos meses el joven fue sustraído el 24 de junio de 2012 por varios sujetos cuando se encontraba al interior de un negocio de material que los Hernández abrieron en el poblado de Santa María Ahuacatitlán. Pese a oponer resistencia y llegar a los golpes con sus captores, lograron someterlo y llevárselo. Pidieron un cuantioso rescate por él que fue pagado, pero nunca lo regresaron.

Durante todo este tiempo, su familia no paró de buscarlo pese a no recibir el apoyo de las autoridades; ya como parte del grupo de familiares de víctimas de la violencia y el crimen en Morelos, acudió a las excavaciones de Tetelcingo, sitio ubicado a casi 70 kilómetros del lugar de donde fue plagiado. La familia Hernández estuvo presente en las exhumaciones, con la esperanza de que entre ese cúmulo de restos, estuviera el de Israel, y así fue. Las muestras biológicas recogidas para obtener el ADN permitieron identificarlo.

El cuerpo de Israel es el tercero, de los 119 que estaban en las fosas irregulares de Tetelcingo, en ser reconocido. El primero de ellos fue el de Oliver Wenceslao Navarrete Hernández y el segundo fue el de una maestra de Yautepec, cuya identidad no ha sido revelada.

TE RECOMENDAMOS: Entregarán primer cuerpo de fosas de Tetelcingo identificado por ADN

Angélica Rodríguez Monroy, titular de la Comisión Ejecutiva de Atención Víctimas de Morelos, reprochó a la FGE la forma en que mantuvieron “en vilo y en el sufrimiento” a la familia Hernández, pues las autoridades tuvieron todos los elementos para conseguir que el cuerpo fuera identificado.

Cerca de la una de la tarde el cuerpo de Israel fue entregado a sus familiares, quienes lo sepultarán.

“Tengo todo el recuerdo de mi hijo en mi mente y en mi sangre… Era un hombre trabajador. Imagínese, se lo llevaron de su trabajo… ”, dijo mientras abrazaba a su esposa.


VJCM