Evidencia no sustenta 'verdad histórica' sobre los 43: peritos argentinos

El Equipo Argentino de Antropología Forense concluyó que no hay evidencia que sustente la versión de PGR, según la cual los 43 fueron incinerados en el basurero y sus restos arrojados al río.

Ciudad de México

El Equipo Argentino de Antropología Forense informó que no existen pruebas científicas que demuestren que los 43 normalistas de Ayotzinapa fueron calcinados en el basurero municipal de Cocula, aunque reconocieron que en este sitio se pudo comprobar que sirvió de escenario para cometer múltiples delitos porque se encontraron restos óseos de al menos 19 personas que murieron en diferentes momentos y que incluso algunos de ellos fueron quemados.

Al presentar su informe sobre el peritaje integral en el basurero, donde según la PGR fueron calcinados los 43 normalistas, los peritos argentinos concluyeron que:

- No se respalda la hipótesis de que la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre de 2014 hubo un fuego de la magnitud requerida y de la duración informada por PGR, necesaria para incinerar a los 43.

- No se halló evidencia científica que sustente las versiones de los presuntos detenidos sobre lo ocurrido esa noche en el basurero.

- No hay elementos científicos para relacionar los restos de Cocula con los encontrados en el río San Juan que identifican a Alexander Mora Venancio.

En conferencia de prensa, Miguel Nieva, integrante del EAAF, dijo que el dictamen que ya entregaron hoy a la PGR es concluyente, por lo que solicitarán una junta de peritos con las autoridades federales y el Grupo Interdisciplinar de Expertos Independientes para no realizar un segundo peritaje en Cocula.

"En este lugar (el basurero de Cocula) no ocurrió esa noche un fuego de dimensiones contadas" por la Procuraduría General de la República, indicó Nieva en el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez.

Explicó que con apoyo de fotografías satelitales identificaron que desde 2012 constantemente se ocasionaban incendios en el basurero de Cocula.

"Las secuencias de fotos de 2005 a la actualidad nos permitió conocer la historia de que se utiliza desde 2005 como basurero. Entre varias de las fotos observamos que se veía coloración, penachos de humos. Habían en reiteradas ocasiones fuegos en el mismo lugar. En la zona central había una mancha negra. Del 4 de mayo de 2012 y el 11 de enero de 2015 se veía la mancha negra. Esta mancha es consistente después de 2012. Este foco de quema fue consistente en las fotos en el mismo lugar", detalló.

Subrayó que en ese dictamen que hoy entregaron a PGR participaron 29 peritos de diferentes nacionalidades, entre ellos de Argentina, México, Estados Unidos, Colombia, Uruguay y Canadá, contando además con la colaboración de la UNITAR, a través de la oficina del alto comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas en México y de Human Rights Watch, para la obtención de imágenes satelitales para esta investigación.

Nieva mencionó que han hecho llegar propuestas a la PGR para el uso de nueva tecnología para realizar mayores búsquedas, algunas de las cuales ya se han realizado y en las que han participado pero que hasta el momento han resultado infructuosas.

Vidulfo Rosales, vocero de los padres de los normalistas, dio validez al dictamen presentado y señaló que éste servirá para complementar las investigaciones que lleva a cabo el GIEI, por lo que hoy mismo solicitarán a la procuradora Arely Gómez que se cancele el nuevo peritaje que se tiene previsto en el basurero de Cocula.

Mercedes Doretti, también integrante del equipo argentino, mencionó que en el tiradero municipal localizaron restos óseos que no pasan de los 2 centímetros, algunos de los cuales estaban mezclados con restos óseos de animales.

Puntualizó que la mayoría de estos restos los catalogados como indeterminados porque no saben si son de humanos o animales.

Dijo que encontraron los restos óseos de 19 personas pero ninguno de estos corresponde a los normalistas desaparecidos, pues así ha quedado demostrado científicamente.

Explicó que al analizar estos restos encontraron fragmentos de prótesis dentales, que ninguno de los estudiantes tenía en sus dentaduras, por lo que no podrían asegurar que se trata de los 43 normalistas desaparecidos.

Dijo que la única identificación que tienen de los restos es la que la Universidad de Innsbruck hizo sobre un resto óseo perteneciente al normalista Alexander Mora Venancio, que "proviene de una bolsa que la PGR recuperó del río de San Juan".

En su dictamen, el equipo argentino concluyó que desde 2010 han existido múltiples fuegos en el basurero, a partir de la revisión de imágenes satelitales, como del análisis de las capas del subsuelo de dicho lugar. Los especialistas afirmaron que no es posible ligar la evidencia recabada a un solo evento de fuego.

De igual manera, en el documento entregado a la PGR, el equipo argentino aportó reportes de material balístico, pues concluyó que se encontraron 122 casquillos, tanto en la parte superior como en la parte inferior que habrían sido disparados por al menos 39 armas de diferentes calibres, correspondientes a armas largas.

Esta evidencia científica, mencionaron, se contrapone a los testimonios de seis presuntos sicarios de Guerreros Unidos, que en sus declaraciones dijeron haber empleado sus armas en la parte superior del basurero y usado exclusivamente armas cortas.

El EAAF concluyó que no hay coincidencia entre la evidencia científica y los testimonios, por lo que determinó que en el basurero de Cocula no pudo haber ocurrido la calcinación de los 43 normalistas.

"Nuestro dictamen es concluyente que no hay evidencia alguna que demuestre que la noche del 26 o 27 se hayan quemado 43 personas en el basurero de Cocula, y también son concluyentes de que hasta el momento, con toda la evidencia reunida y analizada hasta el momento, no hay ninguna evidencia que pueda establecer algún tipo de correspondencia con los 43 normalistas", dijo Nieva.

Peritajes anteriores

Según la "verdad histórica" de la Procuraduría General de la República, el 26 y 27 de septiembre de 2014 normalistas de Ayotzinapa fueron atacados y detenidos por policías de Iguala y Cocula, quienes los entregaron a criminales del grupo delictivo Guerreros Unidos; estos, según PGR, los mataron, calcinaron y arrojaron los restos al río.

Hace un año, el 7 de febrero de 2015, el Equipo Argentino de Antropología Forense aseguró en un comunicado que la investigación sobre la desaparición de los 43 normalistas ha tenido errores y no ha considerado elementos que a su juicio afectan las evidencias y hacen imposible ofrecer todavía una versión concluyente sobre el destino de los estudiantes.

Insistieron en que "no hay evidencia científica" para afirmar que los 43 jóvenes fueron calcinados en el basurero de Cocula. Mencionaron que han trabajado con las mismas evidencias que la PGR y aún analizaban parte del material recogido en el lugar.

Dos días después la PGR descalificó las "especulaciones" y comentarios "lejanos" a la realidad y sin "sustento" que realizó el equipo argentino.

El 6 de septiembre del año pasado, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la CIDH presentó las conclusiones de su periodo de investigación, en las que concluyó que los 43 normalistas de Ayotzinapa no fueron incinerados en el basurero de Cocula, ya que dicho lugar no cumplía con las condiciones para incinerar tantos cuerpos.

Según el GIEI, que se apoyó en un peritaje del experto José Torero, para incinerar a los estudiantes eran necesarios 30 mil 100 kilogramos de madera, 13 mil 330 kilogramos de neumáticos y un incendio con 60 horas de duración, características que según las declaraciones de los detenidos no fueron cumplidas.