Fiscal de Puebla: chofer de taxi asesinó a Mara en motel

El gobernador Antonio Gali ofrece que habrá “castigo ejemplar”, por lo que analizan revocar el permiso a la empresa Cabify; como muestra de luto, suspende la cena posterior al Grito.

Puebla y México

A una semana de que Mara Fernanda Castilla desapareció tras abordar un vehículo de Cabify, autoridades de Puebla localizaron su cadáver envuelto en una sábana propiedad de un motel, al que el chofer de la unidad ingresó el día en que la joven de 19 años fue vista por última vez, según consta en un video.

Víctor Carrancá Bourget, titular de la Fiscalía General del Estado (FGE), dijo que las investigaciones apuntan a que Ricardo Alexis Díaz privó de la libertad a la estudiante de la Universidad Popular Autónoma de Puebla (UPAEP), la asesinó en un motel y arrojó su cuerpo en una barranca del poblado de Santa María Xonacatepec.

“El día de hoy (viernes), a las 13 horas, se logró localizar el cuerpo de Mara Fernanda, envuelto en una sábana blanca, con el nombre del Motel del Sur”, informó la fiscalía.

Carrancá dijo que al tener acreditado el delito de feminicidio, este se sumará al de privación ilegal de la libertad, por el que incluso ya se le dictó prisión preventiva oficiosa al chofer.

Además, aseguró que buscarán obtener del juez la mayor sanción posible contra el agresor.

Por la noche, el gobernador Antonio Gali Fayad planteó la posibilidad de que la empresa de transporte privado pierda su permiso para operar en Puebla.

Con la promesa de que el crimen no quedará impune, pidió a la Secretaría de Transportes estatal que investigue a Cabify, y al Congreso local que regule este servicio.

“No quedará así esta investigación. Cabify será investigada, porque tuvo mucho tiempo para saber qué sucedía con su chofer-socio, no es posible que no haya control”, dijo.

En conferencia de prensa dijo que la cena que se tenía programada al final de la ceremonia del Grito en Casa Puebla fue suspendida ante la tragedia por la muerte de Mara y los recientes fenómenos naturales que dejaron a miles de damnificados en estados como Oaxaca y Chiapas.

LA DESAPARICIÓN

La última vez que amigos vieron con vida a Mara Fernanda fue el pasado 8 de septiembre, luego de reunirse en el bar The Bronx, en San Andrés Cholula.

Eran las 5:03 horas, cuando la joven pidió un servicio de taxi privado a través de la aplicación Cabify para trasladarse a su domicilio, en el fraccionamiento Torres de Mayorazgo, en la capital poblana.

El conductor asignado por la empresa llegó minutos después a bordo de un Chevrolet Sonic, con placas de circulación UAY 6418. Según las diligencias de la fiscalía, el vehículo arribó a su destino 27 minutos después; sin embargo, de él nunca bajó la estudiante del tercer semestre de Ciencias Políticas.

Karen, hermana de la joven, al darse cuenta de su ausencia presentó una denuncia, con lo que se inició la carpeta de investigación 14652/2017/ZC.

En redes sociales comenzó a circular la ficha de búsqueda de la chica.

La noche del 8 de septiembre, Ricardo Alexis se presentó a declarar de manera voluntaria ante el ministerio público, pero fue puesto en libertad ya que no había pruebas en su contra; ahí reconoció que sí prestó el servicio, pero que la joven se bajó de la unidad antes de llegar a su casa, sobre la misma calle.

Tras caer en varias contradicciones, la tarde del 12 de septiembre, agentes de la fiscalía, en coordinación con las autoridades de Tlaxcala, detuvieron al chofer de Cabify en San Cosme Xaloztoc.

“Una vez confrontada la declaración de Ricardo Alexis con los elementos de prueba recabados en los días siguientes de la desaparición, se establecieron las inconsistencias en su versión de los hechos, por lo que el ministerio público ordenó su detención por caso urgente”, señaló la fiscalía.

La captura del chofer ocurrió un día después de que la madre de Mara, Gabriela Miranda, reveló la existencia de videos de cámaras de vigilancia en las que se aprecia que el conductor se estaciona afuera de la casa de la joven durante poco más de media hora.

En dos videos captados por cámaras de seguridad en los alrededores de la zona habitacional donde vivía la joven se observa que el vehículo llega al fraccionamiento y se estaciona durante dicho lapso, pero nadie desciende de él.

Incluso, se encienden las luces del vehículo y se alcanza a ver que el presunto homicida gira hacia la parte trasera de la unidad y arranca.

En la audiencia inicial, realizada el 14 de septiembre, un juez impuso la medida cautelar de prisión preventiva para el conductor de Cabify que abordó Mara.

Sin embargo, la diligencia en la que se determinaría la legalidad de la detención de Ricardo Alexis se suspendió, porque el juzgador consideró que su defensa no estaba capacitada para representarlo.

LOS HECHOS

En conferencia, Carrancá detalló que la geolocalización de los celulares del presunto homicida y de la víctima arrojaron el recorrido que el chofer hizo el 8 de septiembre, luego de que la estudiante subió a la unidad.

El análisis concluyó que Ricardo Alexis y Mara Fernanda estuvieron en los mismo lugares, incluyendo el domicilio del agresor en Tlaxcala.

Los datos llevaron a las autoridades al Motel del Sur, ubicado a pocas cuadras del fraccionamiento en el que vivía la joven. Tras revisar las cámaras de vigilancia detectaron que el vehículo ingresó el 8 de septiembre al establecimiento a las 6:47 horas, e incluso se le observa el rostro al chofer.

Los empleados informaron que utilizó la habitación 25 hasta las 8:15 horas y que al retirarse notaron que había manchas de sangre en el colchón y faltaba una toalla y una sábana; con esta última localizaron envuelta a una muchacha.

“Se reportó el faltante de una sábana y una toalla; se hicieron pruebas de blue star que resultaron positivas respecto a rastros hemáticos, de los que se obtuvieron muestras para confronta genética”, agregó el fiscal.

Dichas pruebas se utilizan para revelar manchas de sangre que han sido lavadas, limpiadas o que son invisibles a simple vista.

Una vez que abandonó el cadáver, Ricardo Alexis condujo hacia su casa y durante el sábado y el domingo mantuvo en su poder el celular de la muchacha.

CONDENAS

Tras la confirmación de que el cadáver localizado en una barranca correspondía a Mara Fernanda, Cabify fue duramente criticado, por lamentar su “fallecimiento”.

Diversos sectores de la sociedad condenaron el crimen y pidieron investigar los controles de seguridad que aplica Cabify para reclutar y supervisar a su personal.

Al expresar sus condolencias a familiares de la joven, Antonio Gali escribió en su cuenta de Twitter: “Todo el peso de la ley a los responsables de este crimen. Revisaremos con rigor los estándares de seguridad de Cabify México”.

También a través de sus redes sociales, el senador del PAN Javier Lozano exigió que la empresa diga con qué criterios recluta, capacita y supervisa a sus trabajadores, “tampoco se hagan”.

En tanto, la presidenta de Alto al Secuestro, Isabel Miranda de Wallace tuiteó: “Justicia para Mara. Urgente revisar personal y condiciones de seguridad. Cuántas anomalías?”.

La escritora Sabina Berman opinó: “Qué horrendamente insuficiente su pésame Cabify. falta nombrar su negligencia y sus reparaciones obligadas”.

También manifestaron sus condolencias el Consejo Coordinador Empresarial del estado, el rector de la UPAEP, Emilio J. Baños, y el de la Universidad Anáhuac de Puebla, José Gerardo Mata.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]