Feminicidios en Jalisco permanecen impunes: expertos

En un año, de 14 casos que cumplieron los requisitos para investigarlo como crimen de género, solamente un hombre ha sido condenado por el delito.
En la colonia Haciendas del Valle, en Zapopan, fue asesinada Natalia Atzanai Rodríguez Gechi, de 10 años, el pasado 28 de marzo
En la colonia Haciendas del Valle, en Zapopan, fue asesinada Natalia Atzanai Rodríguez Gechi, de 10 años, el pasado 28 de marzo (Juan Levario)

Guadalajara

A un año de la entrada en vigor del protocolo de feminicidio en Jalisco, sólo 14 casos han cumplido los requisitos para investigarlos como crímenes de género, siete de ellos tienen a un detenido en Puente Grande,pero sólo una persona ha sido sentenciada por el delito; van 122 mujeres asesinadas hasta el 21 de noviembre.


Según expertos en el tema, la reforma legislativa que creó la figura penal de feminicidio en el estado está incompleta.


Marcelo Humberto Sasaki Velasco está en la cárcel cumpliendo una condena de 38 años porque el 28 de marzo asesinó con saña a Natalia Atzanai Rodríguez Gechi, que tenía 10 años. Los investigadores lograron probarle al juez que la mató por ser mujer.


“No nada más es porque sea pequeña, sino por todas las implicaciones que en el caso hubo: el tipo de sometimiento, el manejo que hizo del cadáver, porque la golpeó, incluso hubo lesiones que la inmovilizaron, situaciones de humillación, la golpeó, la jaloneó”, explica Verónica Cervantes Hernández, jefa del área de psicología forense del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF). La institución tiene un equipo de psicólogas con alguien siempre de guardia para investigar feminicidios.


“Había un vínculo, era su vecina, la conocía, él sabía de la psicología de la víctima, que era una niña callada, reservada, sociable, fácilmente convivía con los vecinos, eso de alguna manera lo hace a uno más vulnerable”, detalló la especialista.

Cervantes Hernández participó en la elaboración del protocolo para investigar feminicidios  y cree que es adecuado por la batería de pruebas interdisciplinarias que se aplican en cada caso, pero personal de la Fiscalía

General del Estado opina que la ley tiene un punto débil, pues el artículo 232-Bis del Código Penal establece que comete el delito de feminicidio quien asesina a una mujer “por razones de género”.


“Muy a título personal, considero que el término de ‘razón de género’ todavía en nuestro Código queda muy ambiguo, y sí se necesitaría especificarlo dentro de la legislación, no tanto dejarlo en un protocolo, sino que nos lo especifique la legislación para no dar esa cabida a que algún abogado nos pudiera decir que no está contemplado en nuestra ley”, indicó un funcionario del área de Homicidios que pidió el anonimato, al explicar que la defensa de un acusado podría valerse de ese recurso para desestimar las pruebas.


Para la investigadora Celia Magaña García, especialista de la Universidad de Guadalajara en temas de género, la importancia de la figura penal de feminicidio no está en las penas superiores a otros delitos, sino en mostrar las condiciones desiguales que enfrentan las mujeres, que derivan en violencia contra ellas:


“El mayor riesgo de no aplicar los protocolos es seguir invisibilizando feminicidios. Entonces, si el riesgo es volverlos invisibles y luego las cifras oficiales te hablan de tan pocos casos, al menos cabe la pregunta, si se está haciendo todo y si se cuenta con los recursos materiales y humanos para aplicar los protocolos”. Hasta ayer sólo se había dado a conocer que siete personas han sido acusadas de feminicidio desde que entró en vigor el protocolo de investigación en Jalisco.


Para Magaña, las víctimas están aún olvidadas: “En caso que exista un feminicidio, un asesinato de odio en contra de las mujeres, que se investigue realmente cuáles fueron las causas, el concepto, las relaciones de poder que estuvieron presentes, sin caer en estereotipos de género, tratando de establecer políticas públicas que alcancen también para una reparación integral del daño de las víctimas”.


El feminicida más reciente


Nelson Eduardo González Caro asesinó a la mujer que le daba techo y sustento porque se negó a darle dinero para drogarse, según las primeras investigaciones de la Fiscalía General del Estado, que permitieron consignar el caso por el delito de feminicidio ante el Juez Tercero de lo Criminal.

La mujer asesinada el pasado 12 de noviembre, Adelina García Álvarez tenía 65 años y era amante del acusado.

Después de la discusión, González Caro, de 36 años de edad, entró a la recámara de la mujer y la estranguló, luego salió a la calle y el hijo de la víctima lo golpeó con un palo, permitiendo su captura.

Es feminicidio

Si existió cualquier relación entre víctima y victimario

Si existió relación que implique confianza, subordinación o superioridad entre ellos

Si el sujeto cometió actos de violencia intrafamiliar contra la víctima

Si en la escena del crimen hay indicios de humillación o denigración hacia la víctima

Si el sujeto infringió lesiones infamantes, degradantes o mutilaciones a la víctima

Si el sujeto cometió delito sexual contra la víctima

Si el sujeto tuvo motivos de homofobia.

Si había amenazas, acoso o lesiones del sujeto contra la víctima.

Si el cuerpo de la víctima fue expuesto o arrojado en un lugar público.

Si la víctima fue incomunicada.


Cronología

23 de septiembre de 2012, entra en vigor la reforma que tipificaba el feminicidio mediante un decreto

29 de septiembre de 2012, asesinato de la profesora Imelda Virgen, que no fue investigado como feminicidio porque no existía el protocolo

21 de noviembre de 2102, después de publicarse un día antes en el Periódico Oficial de Jalisco, entra en vigor el protocolo de feminicidio