• Regístrate
Estás leyendo: Federalismo mexicano, similar a "chasis de coche chueco"
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 10:12 Hoy

Federalismo mexicano, similar a "chasis de coche chueco"

José Ramón Cossío Díaz, ministro de la Corte, y Enrique Cabrero Mendoza, director del Conacyt, coincidieron en que es necesario “cuadrar" el sistema federal.
Publicidad
Publicidad

El sistema federal mexicano parece hoy en día un “chasis de coche chueco”, coincidieron en señalar José Ramón Cossío Díaz y Enrique Cabrero Mendoza, ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y director del Conacyt, respectivamente, quienes dijeron que es necesario “cuadrarlo”, debido a que diversos órdenes de gobierno creen tener un grado de competencia en todos los asuntos. 

Sobre el tema, Renato Sales Heredia, titular de la Comisión Nacional de Seguridad, mencionó que nuestro país migró de un federalismo dual a uno disperso, donde ya no hay un “solo rompecabezas”.

Sales detalló que hay unas leyes federales que deberían ser leyes generales; por ejemplo, la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, la cual tendría que ser una ley general para redistribuir competencias en los diversos órdenes de gobierno, y no dejarle a la federación toda la competencia.

Durante el foro Federalismo Mexicano, El Problema No Resuelto, Retos y Propuestas, organizado por el Centro de Investigación y Docencia Económica (Cide), el ministro Cossío comentó que el 90 por ciento de los asuntos que resuelve la Corte tienen que ver con la distribución y ordenación del sistema federal, y el resto corresponde a materia de derechos humanos.

“Al final del día lo que hacemos (en la Corte) es ordenar la competencia de la federación y de los estados…”, expresó.

El ministro indicó que hay una enorme acumulación de cosas que al Estado se le está exigiendo hacer y por otro lado no hay las herramientas mínimas para ordenar este tipo de cuestiones.

“Si a mí me dijeran por dónde se debería empezar a arreglar la casa, creo que se debería empezar por, voy a usar esta expresión como si fuera un chasis de coche chueco, de cuadrar este sistema federal; porque el sistema federal así como esos coches que van en la carretera que no sabe uno, está roto, está descuadrado”, apuntó.

Cossío apuntó que en el caso de la seguridad pública hay una manera para regular la trata de personas, otra para la delincuencia organizada y otra para el delito de secuestro.

“No es trivial el asunto, ustedes podrán suponer que es lo mismo, pero si ven la forma en que están redactadas las competencias, las formas en las que las ido definiendo para bien o para mal la Suprema Corte de Justicia, ustedes irán encontrando que aún en esas materias de seguridad, hay formas distintas de relación entre los órdenes de gobierno”, subrayó.

Por su parte, el director del Conacyt aseguró que el sistema federal estuvo dormido y asfixiado durante muchas décadas.

“Lo que acabó de darle al traste al proceso de reconfiguración del federalismo fue la llegada del crimen organizado que fracturó todo el entramado institucional de todos los niveles de gobierno…”, enfatizó.

Enrique Cabrero propuso que el próximo gobierno debe convocar a una conferencia nacional sobre el federalismo mexicano, en el que participen todas las fuerzas políticas y sectores de la sociedad para atender este “descuido y amontonamiento de cosas que ya requiere de un nuevo chasis”.

A su vez, el comisionado Nacional de Seguridad declaró que el federalismo se expresa de diversas maneras, a través de las competencias en función de las materias que regulan, porque no es lo mismo el federalismo en materia de educación, en materia salud, que en materia de seguridad.

“No hemos movido del federalismo dual, clásico, calcado de Estados Unidos…yo no diría que es un rompecabezas, sino diferentes rompecabezas, como si tomáramos cinco rompecabezas, y después ir seleccionando como rearmar…”, declaró Sales.

nerc

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.