• Regístrate
Estás leyendo: Familias de capos son blanco en guerra entre ‘narcos’
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 04:49 Hoy

Familias de capos son blanco en guerra entre ‘narcos’

Entre las víctimas de la guerra entre líderes criminales están Édgar, hijo de "El Chapo", asesinado en Culiacán, y Guadalupe Leija, esposa de "El Güero" Palma, decapitada en EU.

Publicidad
Publicidad

Los capos de la droga no respetan ni a la familia de sus enemigos. Los enfrentamientos más emblemáticos entre grupos del narcotráfico en México han tenido como blanco a familiares de los líderes criminales.

Uno de los episodios más violentos entre cárteles ocurrió en 1992 cuando Joaquín El Chapo Guzmán planeó una emboscada contra dos de los hermanos Arellano Félix.

De acuerdo con la versión oficial, la madrugada del domingo 8 de noviembre de 1992, unos 50 hombres bajaron de un camión y entraron a la discoteca Christine —la de moda en Puerto Vallarta— mostrando credenciales de policías judiciales. Iban armados con AK-47 y R15 y portaban chalecos antibalas.

El tiroteo dentro y fuera del antro se inició cuando los supuestos oficiales se acercaron a la mesa de los dos hermanos Arellano Félix. Duró ocho minutos. Más de mil disparos. Seis personas murieron y tres fueron heridas de gravedad. Francisco Javier y Ramón Arellano Félix, sobrinos de Miguel Ángel Félix Gallardo, escaparon por los ductos de aire acondicionado en el área de baños.

Meses después, el 24 de mayo de 1993, los Arellano Félix tenían todo listo para liquidar a su enemigo Guzmán Loera. Pero los sicarios que enviaron se equivocaron y mataron al personaje equivocado.

A las 3:45 de la tarde, el cardenal entró con su chofer al estacionamiento del aeropuerto de Guadalajara en un Grand Marquis blanco, su chofer conducía. Al mismo tiempo, en un Buick verde El Chapo y un acompañante buscaban estacionamiento. Viajarían a Puerto Vallarta. Los sicarios de los Arellano Félix pensaron que El Chapo iba en el Marquis y le dispararon con AK-47. Guzmán Loera pudo huir.

Antes del ataque a la discoteca Christine, un carro bomba había estallado en una de las propiedades de El Chapo en Culiacán, supuestamente era obra de los Arellano Félix. En respuesta, en septiembre de ese año,1992, gente de Guzmán Loera llegó a una casa del Pedregal, en la Ciudad de México, propiedad de la madre de Félix Gallardo, donde secuestró a sicarios del cártel de los Arellano. Sus cuerpos aparecieron cerca de Iguala, Guerrero, con señales de tortura.

La guerra entre ambos cárteles se desató desde la aprehensión en 1989 de Miguel Ángel Félix Gallardo, El Padrino, fundador del cártel de Guadalajara. La organización se dividió en dos, el cártel de los Arellano Félix o de Tijuana y el de Sinaloa, liderado por El Chapo.

LE ENVÍAN CABEZA

Héctor Luis El Güero Palma se inició en el cártel de Félix Gallardo, pero cuando éste fue arrestado por el asesinato y tortura del agente de la DEA, Enrique Camarena, Palma se alió con El Chapo.

En represalia, los Arellano Félix enviaron a uno de sus sicarios como agente encubierto, el venezolano Rafael Clavel Moreno, quien supuestamente sedujo a la esposa de Palma, Guadalupe Leija, con quien salió del país y en San Francisco, tras robarle dos millones de dólares, la mató. En una caja metálica refrigerada El Güero recibió la cabeza de su mujer. Dos semanas después sus dos hijos, Nataly y Héctor, de cuatro y cinco años, fueron arrojados del puente de la Concordia, en San Cristóbal, Venezuela.

ASESINATO EN 2008

El 9 de mayo de 2008 en Culiacán, Sinaloa, 15 hombres armados asesinaron a Édgar Guzmán López, hijo de El Chapo. Nunca se confirmó quién ordenó el asesinato, pero se especuló que era parte de la lucha entre cárteles.

El secuestro de esta semana de seis miembros del cártel de Sinaloa, entre ellos Jesús Alfredo Guzmán, hijo de El Chapo, puede ser consecuencia del conflicto de hace unos años entre el cártel de Jalisco Nueva Generación y el de Sinaloa.

Eduardo Guerrero, experto en seguridad, explicó que la rivalidad entre ambos cárteles se originó hace tres o cuatro años por la repartición de utilidades al interior de la organización, por el propio crecimiento del cártel de Jalisco o porque el pacto de colaboración entre ambos se acabó con la muerte o captura de algunos de sus líderes.

OTROS ENFRENTAMIENTOS

—El 27 de mayo de 2011, la PGR inició una averiguación por un enfrentamiento en Nayarit, presumiblemente entre integrantes del cártel del Sinaloa y una célula de los Beltrán Leyva. Hubo 29 muertos y tres heridos.

—El 21 de septiembre de 2011 fueron encontrados 23 hombres y 12 mujeres muertos frente al centro comercial Las Américas, del puerto de Veracruz. Los hechos fueron consecuencia de la rivalidad entre Los Zetas y Nueva Generación.

—El 14 de mayo de 2012, 49 cuerpos fueron encontrados en Cadereyta, Nuevo León. La PGR y la Secretaría de Gobernación informaron que los hechos fueron consecuencia de la disputa entre el cártel de Sinaloa y Los Zetas.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.