Falsos autodefensas, muestra de capacidad del 'narco': especialista

Sin embargo, Javier Oliva Posada, especialista en temas de seguridad nacional, explicó que la captura de los presuntos criminales, es positiva porque significa que los sistemas de inteligencia ...
Integrante de las autodefensas porta un arma corta con distintivo de los templarios.
Integrante de las autodefensas porta un arma corta con distintivo de los templarios. (Jorge Carballo)

Ciudad de México

La detención de 155 falsos autodefensas en Michoacán es una muestra preocupante de la base social y capacidad de organización que aún mantiene la delincuencia en el estado, así como de la complejidad del conflicto que se gestó durante décadas, opinó Javier Oliva Posada, investigador de la UNAM y especialista en temas de seguridad nacional y fuerzas armadas.

Sin embargo, dijo que la captura de los presuntos integrantes del grupo criminal que encabeza Servando Gómez Martínez, La Tuta, es positiva porque significa que los sistemas de inteligencia del Estado funcionan, y sobre todo que lo hacen a través de la denuncia ciudadana para detectar este tipo de casos.

Consideró que la primera fase de la intervención federal en Michoacán, que fue de contención a partir del nombramiento del comisionado Alfredo Castillo, terminó con la puesta en marcha de la fuerza estatal rural, y ahora lo que sigue es apuntalar acciones de apoyo social mediante la coordinación con el gobierno estatal.

 “La detención de 150 sospechosos nos habla, de manera preocupante, todavía de la base y capacidad del  crimen organizado en esa parte de Michoacán; no es lo mismo tener un enfrentamiento con 10 o 20 personas que detener a 150, que está demostrado que no pertenecen a un grupo de autodefensas, sino que tratan de engañar, esto habla del nivel de complejidad del conflicto que se sigue viviendo en la entidad”, agregó.

En entrevista, Oliva Posada comentó que en procesos tan complejos para la recuperación de la paz pública, cuando surgen organizaciones ciudadanas ante el acoso de los delincuentes, “usualmente se da una confusión sobre qué grupos están de qué lado, y algunos utilizando el buen prestigio de otras organizaciones se pasan por ‘buenos’, por el bando de los afectados social y políticamente”.

El profesor-investigador afirmó que la detención de los falsos autodefensas muestra por un lado que funcionan los sistemas de inteligencia federales, pero lo más importante es que ha funcionado la inteligencia ciudadana.

“Lo que yo denomino la inteligencia ciudadana es la colaboración, la  disposición a entregar datos y tener confianza a la autoridad para que ésta actúe en consecuencia y no cubra o ayude a los delincuentes.

“Esta parte es fundamental, porque sin confianza en la autoridad y sobre todo sin la colaboración de los ciudadanos esto no puede tener tanta efectividad. Son los ciudadanos quienes van a señalar que tal o cual persona hace algunos días o meses se dedicaba a delinquir y ahora de manera misteriosa se hace pasar como parte de los grupos de autodefensa”, indicó.

Sostuvo que el problema en la entidad lleva décadas y para que se contenga y elimine el nivel de violencia tiene que haber continuidad en la participación ciudadana y la creación de una serie de políticas que tengan que ver con la reestructuración social.