Llamadas de extorsión serían de un ‘call center’

Aseguran que no es una persona hablando desde un penal sino algo más organizado.
En Durango, la Secretaría de Seguridad Pública informó sobre dos números locales que intentan realizar llamadas de extorsión.
En Nuevo León se han recibido reportes del número telefónico 81 503 044 56 en el que ofrecen tarjetas de crédito. (Archivo Milenio )

Monterrey

Las polémicas llamadas de extorsión que se "viralizaron" en redes sociales serían provenientes de un call center, revelaron fuentes al interior de la Procuraduría General de Justicia.

Una fuente allegada a la dependencia estatal sostuvo que al tratarse de una compañía proveedora de Internet hace que se batalle en la recopilación de la información e investigación del caso.

TE RECOMENDAMOS: "Tendríamos que prepararnos para nueva elección"

"Es una compañía proveedora de internet, entonces, por eso se ha batallado un poco en la información, de hecho es un call center, no es una persona que esté hablando", dijo.

¿Queda descartado que sean de un penal las llamadas de extorsión? Se le cuestionó.

"No, para nada, es un call center, es un tema organizado, pero no es nadie al interior del penal ni mucho menos", respondió el informante.

Detalló que el modus operandi es ofrecer servicios bancarios y ya una vez que se tienen los datos de las personas, tratan de extorsionar.

"Cuándo tu contestas la llamada es una grabadora y luego esta grabadora, al tú picar un botón, te manda a una línea de teléfono y te contesta una persona, es un tema más tecnológico (organizado) que una persona hablando (al interior de un penal)", insistió.

Fue el jueves pasado cuando televidentes y usuarios en redes sociales denunciaron que han recibido presuntas llamadas de extorsión en las que les exigen datos personales.

En Nuevo León se han recibido reportes del número telefónico 81 503 044 56 en el que ofrecen tarjetas de crédito de diversas instituciones financieras.

Los denunciantes señalaron que al contestar se escucha una grabación y luego un operador solicita datos personales.

En esa ocasión, en entrevista con el Arquitecto Héctor Benavides, el procurador Bernardo González Garza, aseguró que las penas por este tipo de delitos van de cuatro a 15 años de prisión.

fsad