Ex policía de Apodaca estaba prófugo por secuestro y tortura

José Ramiro Urbina Villalobos tenía pendiente una orden de aprehensión por tortura y desaparición de un albañil que arrestó por robo en 2012.
El hombre que el lunes fue capturado por agentes ministeriales
El hombre que el lunes fue capturado por agentes ministeriales (Especial)

Monterrey

El hombre que el lunes fue capturado por agentes ministeriales resultó ser un ex policía de Apodaca, quien tenía pendiente una orden de aprehensión por la tortura y desaparición de un albañil, a quien arrestó por robo en 2012.

Por esos hechos han sido detenidos otros cuatro participantes, y uno más permanece prófugo.

Los cargos son secuestro agravado y tortura.

A principios de semana fue detenido José Ramiro Urbina Villalobos, quien en el momento de los hechos era escolta del entonces secretario de Seguridad y Vialidad Municipal, al igual que otros dos de los acusados.

Urbina Villalobos quedó a disposición del juez penal de San Nicolás, quien lo procesará mediante el sistema tradicional, y cuenta con 72 horas para resolver su situación jurídica.

El ex policía permanece recluido en el penal de Cadereyta, luego de su detención en un punto de revisión en la colonia Huinalá, de Apodaca.

El acusado deberá responder por la tortura y desaparición forzada del albañil Martín Torres Martínez, de 30 años, quien habitaba en la Unidad Independencia.

El joven fue detenido junto con cuatro amigos el 19 de octubre de 2012, cuando se dirigía a comprar cervezas a un negocio.

A los cinco los acusaron de robo y los llevaron a un pequeño cuarto en el edificio de la Policía, donde los golpearon para que confesaran sus supuestos delitos.

Torres Martínez se desvaneció y, a rastras, los uniformados lo sacaron del cuarto. Después de eso, ya no se supo más de él.

Días más tarde, los amigos de la víctima quedaron libres, y los familiares del desaparecido presentaron la respectiva denuncia.

A finales de diciembre de 2012, las autoridades detuvieron a los ex oficiales Domingo Cruz Mejía y Pablo Santis Pérez, quienes en septiembre de 2014 fueron condenados a 60 años de prisión.

A mediados de 2015, la Policía Ministerial capturó a los ex guardaespaldas José Luis de Dios Caporali y Víctor Bautista García, quienes esperan sentencia.

Por esos hechos, en mayo de 2014 la Comisión Estatal de Derechos Humanos le recomendó al entonces alcalde de Apodaca, Raymundo Flores Elizondo, ofrecer una disculpa pública a los familiares del albañil desaparecido, observación que fue cumplida el día 29 de dicho mes, durante una sesión de Cabildo.