Persisten prácticas de explotación en México: CNDH

La comisión llamó a las autoridades a realizar acciones para combatir la trata de personas, la explotación sexual, la laboral, la mendicidad forzosa y la utilización de menores.
Operativo contra la trata de personas en la Ciudad de México.
Con el fin de hacer frente a este flagelo, en 2012 se publicó la Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas de estos Delitos. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

En el Día internacional de recuerdo de las víctimas de la esclavitud la Comisión Nacional de los Derechos Humanos alertó que en México aún persisten prácticas de explotación como la trata de personas, la explotación sexual, la explotación laboral, la mendicidad forzosa, la utilización de menores de 18 años en actividades delictivas, el tráfico de órganos, tejidos y células de seres humanos, por lo que llamó a las autoridades a realizar acciones para combatirlas.

La CNDH señaló que la trata de personas, considerada la moderna esclavitud en el siglo XXI, es un atentado contra la libertad y la dignidad de los seres humanos que se prolonga en el tiempo y lucra con voluntades y vidas ajenas, y que mediante el abuso degrada la condición humana de las víctimas.

Añadió que la trata de personas tiene impacto devastador sobre los directamente afectados y, en lo social, perjudica el bienestar de las familias y de las comunidades.

Con el fin de hacer frente a este flagelo, en 2012 se publicó la Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas de estos Delitos, que en su artículo diez señala las conductas y prácticas consideradas formas en que los individuos son tratados con fines de explotación.

La publicación de dicha ley tuvo como origen hacer frente a distintos fenómenos que se encuentran presentes en nuestra sociedad, donde la trata de personas –personas en contexto de migración, niñas, niños y mujeres, principalmente— constituye violaciones a los derechos humanos de población vulnerable que merece atención prioritaria de las autoridades responsables de procurar justicia.