“Hubo exceso de fuerza en Iguala”

Estudiantes lanzan piedras contra el Congreso de Guerrero y queman un estante de la biblioteca; el secretario de Gobierno local exhibe el alcalde perredista: “Estaba dormido al momento de la ...
Alumnos de Ayotzinapa y de otras normales quemaron botargas frente a la sede legislativa.
Alumnos de Ayotzinapa y de otras normales quemaron botargas frente a la sede legislativa. (José Hernández/Cuartoscuro)

Guerrero

El procurador de Justicia de Guerrero, Iñaky Blanco Cabrera, aseguró que la policía municipal de Iguala incurrió en “uso excesivo de la fuerza” contra los normalistas de Ayotzinapa, lo que generó la muerte de tres alumnos el pasado viernes.

“Tenemos acreditado que hubo un apoderamiento de distintos autobuses (por parte de los normalistas) y que la policía municipal se dio a la tarea de detener a esos muchachos e incurrió en un uso excesivo de la fuerza”, sostuvo en conferencia de prensa.

El pasado viernes, policías de ese municipio guerrerense dispararon contra los autobuses de los alumnos y mataron a tres.

Detalló que 16 de los 22 agentes detenidos por esa agresión dieron positivo en la prueba de radizonato de sodio, es decir, que sí dispararon un arma de fuego.

Por ello, adelantó que en las próximas horas serán consignados todos los uniformados por los delitos de homicidio, lesiones, daños y abuso de autoridad.

El procurador dijo también que la SSP y la Procuraduría de Justicia del estado iniciaron un operativo de búsqueda de 57 normalistas que no aparecen desde el pasado viernes.

“La búsqueda ha sido constante; hemos echado a andar los protocolos en la materia y estamos ante la presencia de lo que conocemos como personas desaparecidas o no localizadas.

“Una parte de la investigación también tiene que ver con la comisión del delito de desaparición forzada de personas si es que encontramos o contamos con los elementos necesarios para ello; en su oportunidad tendremos que ejercer acción penal de ese delito”, remarcó.

Reiteró que para la procuraduría los estudiantes están desaparecidos y por ello se inició una averiguación previa, además de que se pidió apoyo a Ejército, Marina y procuradurías de otros estados para saber si están detenidos en otros lugares.

Blanco Cabrera aseguró que existen versiones en el sentido de que en las balaceras del viernes participaron civiles armados y encapuchados, pero señaló que hasta el momento la institución a su cargo no las ha confirmado.

Lista de desaparecidos

La sociedad de alumnos Ricardo Flores Magón dio a conocer los nombres de estudiantes que estuvieron en Iguala y no han sido localizados desde el viernes, luego de que fueron atacados por policías municipales y delincuentes. La lista contiene 57 nombres.

En tanto, normalistas de diferentes planteles lanzaron piedras contra las instalaciones del Congreso de Guerrero, quemaron botargas y con ellas incendiaron un estante de la biblioteca.

Encabezados por alumnos de Ayotzinapa, los inconformes iniciaron la protesta en Avenida de los Insurgentes.

Fueron acompañados por dirigentes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero y líderes de varias organizaciones sociales, quienes se solidarizaron con sus reclamos.

Al menos 2 mil normalistas pintaron paredes de edificios públicos y reclamaron la revocación de mandato al alcalde de Iguala, José Luis Abarca Velásquez, a quien acusaron de controlar a grupos del crimen organizado.

Frente al Congreso estatal pideron una mesa de diálogo; sin embargo, ante la nula respuesta de los diputados, quemaron las botargas del gobernador Ángel Aguirre Rivero y del presidente Enrique Peña Nieto.

Por separado, el líder nacional del PRD, Jesús Zambrano, exigió al alcalde de Iguala pedir licencia para facilitar las indagatorias; sin embargo, José Luis Abarca rechazó que vaya a renunciar.

“No estoy culpándolo, pero la policía actuó con una enorme irresponsabilidad” ante los estudiantes, dijo.

También denunció “falta de solidaridad” del gobierno federal con Guerrero para frenar al crimen organizado”.

Abarca Velásquez anticipó que no solicitará licencia, pero aclaró que no mete las manos al fuego por los policías detenidos.

“No tengo que dejar de trabajar; en Iguala hay obra pública como nunca antes y, salvo los hechos del viernes, éste era un municipio muy tranquilo”, aseveró.

Entrevistado vía telefónica, señaló que la madrugada del pasado viernes estuvo despierto en su casa y nunca escuchó ninguna balacera. Pese a ello, añadió, se mantuvo en comunicación con su jefe de Seguridad Pública.

Sin embargo, el secretario de Gobierno de Guerrero, Jesús Martínez Garnelo, exhibió al alcalde y señaló que nunca estuvo informado de los hechos.

“Me di a la tarea de buscarlo desde las 21:35 horas y cerca de la 1:15 horas del día siguiente me contestó que estaba totalmente dormido y que no sabía absolutamente nada”, dijo.

El alcalde, refirió, dijo que su secretario de Seguridad Pública le reportó que todo estaba en paz y tranquilidad esa noche, y no tenía ningún informe.