Arrestan otra vez a ex policía de Escobedo

El ex elemento que confesó haber participado en varios homicidios, quedó retenido en el penal del Topo Chico, pero sólo por delitos contra la salud.
Franco Iván Mateos Melchi fue policía en Escobedo.
Franco Iván Mateos Melchi fue policía en Escobedo. (Foto: Especial)

Monterrey

A unas 30 horas de haber quedado libre porque un juez decretó su ilegal detención por posesión de droga, el ex policía de Escobedo que confesó haber participado en una serie de homicidios, entre ellos, el del empresario de San Pedro y su empleada, volvió a ser detenido con orden de aprehensión y quedó retenido en el penal del Topo Chico, pero sólo por delitos contra la salud.

TE RECOMENDAMOS: Detienen al asesino de empresario y empleada

Franco Iván Mateos Melchi, de 30 años, fue presentado de nuevo ayer ante una jueza de control, donde lo señalaron como probable responsable de la posesión de 20 bolsitas con mariguana y una báscula que le aseguraron el pasado 15 de noviembre, cuando fue detenido en calles de la colonia Jardines de San Martín.

De acuerdo a la carpeta judicial que le integra el agente del Ministerio Público por esos hechos, Mateos Melchi fue sorprendidos en la vía pública con la droga y la báscula que utilizaba para pesarla.

TE RECOMENDAMOS: Asesinan a mujer que estaba privada de la libertad

Inmediatamente después de ser detenido, el ex policía aseguró que tenía su domicilio en la colonia Pedregal del Topo Chico y luego en la Unidad de Control de Detención mencionó habitar en Jardines de San Martín.

Tras escuchar la denuncian del agente del Ministerio Público, el ex servidor público municipal sólo argumentó que le habían decretado la libertad el pasado sábado alrededor de las 16:00 horas.

Después, la juez resolvió la vinculación a procedimiento judicial por la posesión de la droga y ordenó su traslado al reclusorio; además, le dio 15 días al fiscal para que concluya la investigación sobre la detención.

Lo investigan

Mientras, la Procuraduría de Justicia continuará investigándolo por su probable responsabilidad en el homicidio de Sanjuana Elizabeth Gutiérrez Carrizales, a quien asesinaron el pasado 9 de noviembre, un día antes de que ejecutaran a su jefe Patricio Ruiz Leal, de 60 años, quien era propietario de una empresa de radiocomunicación, ubicada en la colonia Obispado, de Monterrey.

Así como por el asesinato de un hombre que apareció colgado por la avenida Morones Prieto, a dos cuadras de la Secretaría de Vialidad y Tránsito de San Pedro, y el de una mujer que levantaron en Santa Catarina, porque vendía droga en San Pedro, y la abandonaron en un despoblado de la carretera a Saltillo, a la altura del ejido Las Maravillas, donde el pasado 7 de noviembre fue localizada en estado de putrefacción.