En Teotihuacan, policías evitan otro linchamiento

Pobladores de Palomar de Maquixco detuvieron y golpearon a dos sujetos, a quienes acusaron de llevar secuestrada a una joven de 17 años; la turba rompió vidrios del MP y quemó un auto.
El coche incinerado en el que presuntamente viajaban los dos señalados de plagio.
El coche incinerado en el que presuntamente viajaban los dos señalados de plagio. (Luis Carbayo/Cuartoscuro)

Edomex y México

A tres días del linchamiento de dos presuntos secuestradores en Teotihuacan, habitantes de la comunidad Palomar de Maquixco, en el mismo municipio, retuvieron y golpearon a dos sujetos a quienes acusaron de intentar plagiar a una adolescente.

Apenas el martes, más de 600 vecinos de la localidad de Santiago Atlatongo lincharon a una mujer y a un hombre e hirieron a otro; los tres fueron reconocidos por un joven como sus plagiarios.

La última tentativa de linchamiento ocurrió a las 23 horas del jueves, luego de que tres hombres trataron de llevarse a Daniela Rodríguez Sánchez, de 17 años, en un automóvil Nissan Tsuru blanco, con placas de circulación JEH-6422 de la entidad.

Según testigos, el secuestro fue frustrado por familiares de la joven (a cuyo padre habían intentado extorsionar días antes), quienes tras percatarse detuvieron a dos de los tres presuntos secuestradores y, junto con otros 50 vecinos, los golpearon.

Tras dialogar con elementos de la Policía Municipal y de la Comisión Estatal de Seguridad Ciudadana, la turba entregó a los dos sujetos con la condición de que el Ejército se hiciera cargo de ellos.

Los agentes trasladaron a los detenidos y a su vehículo a la agencia del ministerio público de Teotihuacan, lugar al que también llegó un grupo de 150 vecinos que, al ver que no se cumplía su petición, comenzaron a protestar.

En respuesta, los funcionarios cerraron las puertas del ministerio público y colocaron un cerco policiaco en el inmueble con el apoyo de 40 efectivos de la 37 zona miliar.

Durante la madrugada, los inconformes incendiaron el vehículo de los presuntos delincuentes y rompieron los vidrios de la agencia, momento que aprovecharon las autoridades para sacar a detenidos y trasladarlos al ministerio público de Tecámac.

El secretario de Gobierno, José Manzur, aseguró que los detenidos fueron identificados por los pobladores como Carlos Antonio Sáenz, de 24 años, y Miguel Silva Jiménez, de 25, originarios de Maquixco y San Agustín, respectivamente, en ese municipio.

En entrevista con José Cárdenas en Radio Fórmula, el funcionario detalló que los sujetos se desplazaban en un vehículo con placas de taxi, y descartó que estén relacionados con los secuestradores linchados el martes, ya que estos últimos eran de Guerrero.

El miércoles pasado, luego de los hechos de Santiago Atlatongo, Manzur aseguró en una entrevista radiofónica que en lo que lleva en el cargo “no había tenido ningún evento de este tipo”.

—¿Este es el primer caso? —le preguntó la periodista Denise Maerker en Radio Fórmula.

—Desde que yo estoy, sí, y no recuerdo que en el periodo del gobernador Eruviel Ávila hubiese habido otro— respondió el funcionario.

MILENIO reportó el jueves un intento de linchamiento en el municipio de Chiconcuac, cuando los vecinos retuvieron a un hombre porque, según ellos, violó a un mujer por segunda vez.

En el estudio “Linchamientos en México: recuento de un periodo largo” de la Universidad Autónoma Metropolitana, el Estado de México encabezó la lista de casos de linchamiento (tentativas y consumados) en 2010 y 2014, con 58 casos, seguido por Puebla, con 33.

Sobre el caso de Santiago Atlatongo, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos consideró que los actos de linchamiento o la justicia por propia mano nunca serán la opción para resolver presuntos actos delictivos.

El organismo señaló que estas conductas muestran la violencia externa de aquellos que exigen justicia, pero se apartan de las normas de convivencia legales.

Al exhortar a la sociedad a construir una cultura de la legalidad, rechazó toda forma de violencia al margen de la ley y solicitó a las autoridades investigar y sancionar conforme al ordenamiento normativo aplicable.