“Fuerzas armadas merecen el apoyo desde el amor de Dios”

La Conferencia del Episcopado Mexicano planea establecer capillas o parroquias cercanas a las 46 zonas militares del país, en las que habrá sacerdotes con una preparación especial.
La Iglesia Católica calcula que 83 por ciento de los 180 efectivos del Ejército son católicos.
La Iglesia Católica calcula que 83 por ciento de los 180 efectivos del Ejército son católicos. (Octavio Hoyos)

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) busca establecer en las cercanías de las 46 zonas militares de todo el país una capilla o parroquia para atender espiritualmente a los más de 180 mil militares y 58 mil marinos, así como a sus familias. Estima que 83 por ciento son católicos.

Actualmente, hay alrededor de 20 parroquias o capillanías militares. Las de mayor tradición son las ubicadas en las Arquidiócesis de México, Tlalnepantla, Guadalajara, Monterrey, así como en las diócesis de Toluca, Tuxpan, Cuernavaca, La Paz, Obregón, Ensenada y Casas Grandes, entre otras, afirmó el presbítero José Fernando Tirado Becerril, secretario ejecutivo de la Dimensión de Fuerzas Armadas CEM.

Con la actual coyuntura de la guerra contra el crimen organizado se replanteó el servicio espiritual a los integrantes de las fuerzas armadas, porque se requiere estar más cerca de ellos y sus familias.

A los sacerdotes que los atienden, explicó, se les prepara de manera especial: deben tener conocimiento de los reglamentos y normas castrenses (incluso generales les dan clases sobre el tema), además de tomar cursos de psicología (tienen uno especial en Colombia).

¿La CEM tiene un plan, programa o proyecto sobre la evangelización de militares? ¿En qué consiste?

La estructura de la CEM se divide en Comisiones Episcopales y éstas, a su vez, en Dimensiones Episcopales. Cada una de ellas tiene un obispo encargado por un periodo de tres años, con posibilidad de ser reelegido por otros tres

Cada trienio la CEM elabora un plan o proyecto. A partir de éste todas las Comisiones deben elaborar su proyecto trienal y, a su vez, así las distintas dimensiones.

La atención pastoral a las Fuerzas Armadas es una dimensión que pertenece a la Comisión de Comunión Intraeclesial y, por lo tanto, tenemos un plan de trabajo trienal en comunión con el proyecto de la Comisión y de la CEM.

Todos nuestros planes y proyectos son a corto y mediano plazos. Nuestro único objetivo permanente es que la Iglesia de México no desatienda en el nivel humano y espiritual a los militares y sus familias.

Para este trienio nuestro plan tiene como objetivo conseguir que en todas las zonas militares del país tengan un sacerdote nombrado por el obispo diocesano como capellán y que atienda desde alguna capilla o parroquia cercana al destacamento castrense.

Asimismo, nos hemos propuesto dar algunos elementos formativos y entablar lazos fraternos con los sacerdotes que atienden a los militares en el país mediante la organización de Jornadas Nacionales de Pastoral Militar.

Por último, en nuestro plan de este trienio nos propusimos dar a conocer esta pastoral especializada entre los obispos (que a veces la desconocen o no le dan importancia) y entre los cleros diocesanos.

Cabe destacar que el trabajo de la Dimensión de Fuerzas armadas es solo subsidiario al trabajo de las diócesis, que en cuestiones de pastoral militar son totalmente autónomas. La dimensión motiva, impulsa, promueve y sugiere pero no ejecuta la pastoral militar de México. Son los obispos y cleros locales los responsables de esta pastoral.

¿En qué consiste la pastoral militar?

Los militares y sus familias tienen un muy particular estilo de vida. Conscientes de que la palabra de Dios, la buena noticia del Evangelio, es para todos los hombres, como Iglesia queremos hacer llegar esta buena nueva a todos desde su realidad.

Los militares son una porción del pueblo de Dios que tiene el derecho de ser atendida por la Iglesia con solicitud, fraternidad y caridad, haciéndoles llegar el Evangelio según su realidad.

Esta es la pastoral militar: la respuesta de la Iglesia al derecho que tienen los fieles católicos que pertenecen al Ejército, la Armada y las policías de ser atendidos fraternamente en sus necesidades espirituales y humanas.

¿Por qué es importante la evangelización de los militares?, ¿saben cuántos militares hay y de éstos el número de católicos?

Es importante la evangelización de los militares por la misma razón que la evangelización de cualquier persona: porque Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad (1Tim 2,4). Y cuando la escritura dice todos, no excluye a ninguno por su profesión o estilo de vida.

La pastoral militar es especializada debido a que estos hombres y mujeres viven al servicio de la patria, siempre dispuestos a defender nuestra nación y nues-
tra soberanía...

Son mujeres y hombres que siempre están sirviendo, pero ¿quién les sirve a ellos? Nosotros, como Iglesia, queremos ponernos a su servicio desde lo que nos toca. Los vemos como hermanos que necesitan ser escuchados, comprendidos y apoyados, hermanos que son parte de nuestra familia y que, como todos, muchas veces sufren y necesitan ser auxiliados desde el amor infinito de Dios, nuestro Padre. Son hermanos que merecen escuchar que son queridos, aceptados y amados..."

Según nuestros datos, el Ejército cuenta con alrededor de 180 mil activos uniformados más sus familias... La Armada de México cuenta con alrededor de 58 mil. Del total de ellos, según nuestros propios censos, alrededor de 83 por ciento son católicos.

¿Hay capillanías militares en México?, ¿cuántas y en dónde se localizan?

Sí existen capellanías militares en México, todas ellas fuera de los campos militares, pues respetamos absolutamente la sana autonomía de las dos instituciones, el Estado y la Iglesia.

Erigidas canónicamente por los obispos particulares existen alrededor de 10 capellanías formalmente establecidas para la atención específica de los militares.

La mayoría de la atención a los militares que se hace en nuestro país no es desde capellanías militares formales, sino desde las parroquias territoriales más cercanas a los estamentos militares.

¿Cuántas parroquias se han construido en los últimos años cerca de unidades militares?

Ninguna parroquia se ha construido en los últimos 30 años con la intención específica de dirigirla a la atención de los militares.

¿Hay centros parroquiales especializados en la milicia, cuántos y dónde?

Las parroquias militares o capellanías o parroquias con carisma castrense que actualmente trabajan en el país son alrededor de 20. Las de mayor tradición se encuentran en la Arquidiócesis de México,
la Arquidiócesis de Tlalnepantla, la Arquidiócesis de Guadalajara, la Arquidiócesis de Monterrey; así como las Diócesis de Toluca, Tuxpan, Cuernavaca, La Paz, Obregón, Ensenada, Casas Grandes.

¿La CEM tiene proyectado formar un Ordinariato Militar, similar al existente en países como España, Italia o EU, en donde los clérigos que atienden a militares están bajo el mando de un solo obispo?, ¿hay algún acuerdo con el Vaticano y el gobierno mexicano para establecerlo?

No existe ningún concordado o convenio entre la Iglesia y el Estado mexicano con el fin de establecer un Ordinariato Militar. La Iglesia de México no proyecta un Ordinariato para las próximas décadas, no está dentro de las prioridades de la CEM y no se trabaja en ello.

¿Se dificulta en México la evangelización de militares?

Como toda pastoral, tiene sus retos. Es una pastoral poco comprendida por muchos altos mandos del Ejército, incomprendida por muchos miembros de la Iglesia y desconocida e incomprendida por la sociedad civil...

¿Podría describir cuál es el trabajo de un sacerdote que evangeliza a militares y cómo se le prepara?

La formación de un capellán militar comienza con la misma formación integral que cualquier sacerdote: con profundos estudios en humanidades, filosofía y teología.

Buscamos, además, tener herramientas de teología pastoral y muchos profundizan con estudios en psicología, que bien ayudan ante las diferentes crisis personales y familiares que los militares enfrentan por su estilo de vida.

Muchos de nuestros capellanes hacen también un estudio especializado de un diplomado en pastoral militar en el Itepal (Instituto Tecnológico Pastoral para América Latina) en Colombia.

Además de ello se dan las Jornadas Nacionales de Estudio de Pastoral Militar, donde se profundizan distintos temas sobre la vida del militar, libertad religiosa, derechos humanos, psicología y sociología de la tropa, legislación militar y eclesial, la realidad militar en México...

Muchos militares, oficiales y generales nos han ayudado a darnos formación específica con el fin de conocerlos mejor para comprenderlos y ayudarlos mejor.

Un capellán militar es un párroco con solicitud humana y pastoral a todos, en especial a los militares y sus familias.

La oración por las fuerzas armadas es constante, se pide por la tropa, pero también por los que tienen un grado con responsabilidad para que siempre busquen el bien común en sus decisiones.

Especial oración hace el sacerdote castrense por el general de la Zona Militar cercana y por el Comandante supremo de las fuerza armadas, nuestro Presidente, para que Dios lo asista en su servicio a la patria.

También pone atención en apoyar sacramentalmente a los militares y sus familias, dando las facilidades necesarias para que puedan vivir su vida sacramental según sus horarios y tiempos, comprendiendo en especial su vida nómada.

En muchas capellanías se da apoyo a las familias con escuelas para padres, cursos bíblicos, retiros espirituales y cursos que promueven los valores y derechos humanos con el fin de concienciar a los militares de su responsabilidad en el respeto a la dignidad de todos.

Con la guerra contra el crimen organizado ¿considera que es urgente atender a este sector de la población?

Efectivamente, la situación actual nos obliga a estar más cerca de nuestros hermanos militares que sufren por distintas circunstancias propias de su trabajo.