• Regístrate
Estás leyendo: “Estamos conectados por el mismo dolor...”
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 13:31 Hoy

“Estamos conectados por el mismo dolor...”

Don Lupe acompaña y enseña la técnica para localizar fosas a los familiares de desaparecidos... en 13 días ya llevan 38.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

José Antonio Belmont

Don Lupe martilla la varilla de más de un metro de largo en un pedazo de tierra donde sus años buscando fosas clandestinas y restos humanos así se lo sugieren. El metal está cubierto por completo y, tras unos segundos, lo retira con fuerza y se lo acerca a la nariz.

“Cuando encontramos un cuerpo huele bastante mal, tiene un olor a veces insoportable, pero nosotros ya nos acostumbramos”, explica.

Las mujeres del Colectivo Solecito Veracruz, que comenzaron hace dos semanas la búsqueda de sus familiares desaparecidos, lo llaman can… se ha ganado este mote por su experiencia en Guerrero y otros estados para reconocer y rastrear posibles zonas con inhumaciones clandestinas.

Desde el pasado 3 de agosto don Lupe acompaña y enseña “la técnica” a este grupo de familiares de desaparecidos que iniciaron su primera búsqueda en un predio ubicado al norte del puerto, que tan solo en sus primeros nueve días de actividades hallaron 28 fosas. Hasta ayer ya sumaban 38.

“En dos años he encontrado 68 cuerpos, y aquí en Veracruz ya rebasamos esa cantidad; posiblemente hallemos más, pero no esperaba encontrar esto: puede haber más de 100 cuerpos, no estamos seguros”, calcula.

De acuerdo con el informe de actividades de la PGR del año pasado, Veracruz es la entidad con la mayor incidencia de personas desaparecidas; le siguen Tamaulipas y Guerrero.

Don Lupe vio por última vez a su hijo Antonio Iván Contreras Mata el 13 de octubre de 2012, en Iguala, Guerrero. Desde entonces pertenece al colectivo Los Otros Desaparecidos, donde aprendió lo que hoy enseña a las mujeres de Veracruz.

“Estamos conectados con el mismo dolor, todos buscamos lo mismo: nuestra familia, y si de algo sirve la experiencia que hemos adquirido a través del tiempo y de las búsquedas, es bonito compartirlo para que más aprendan y puedan buscar a sus parientes.

“En Iguala nuestras autoridades eran los jefes de los cárteles, entonces, ¡cuándo iban a buscar a los nuestros! Tuvimos que salir nosotros y hasta que encuentre a mi hijo voy a dejar de buscar”, enfatiza.

Esta búsqueda ha dejado sin trabajo a algunos integrantes del Colectivo Solecito Veracruz, quienes le dedican ciento por ciento de su tiempo.

“Mi hijo no llegó el 24 de diciembre a la casa y desde el mismo 25 yo cierro mi consultorio, soy odontóloga, para dedicarme a la búsqueda... Cuando me preguntan ‘en qué trabajas, a qué te dedicas’, yo les digo que a la búsqueda de mi hijo”, dice Rosalía Castro, integrante de esta agrupación.

El Colectivo Solecito Veracruz nació hace dos años, cuando seis madres se encontraron en la fiscalía del estado exigiendo información sobre las desapariciones de sus hijos.

“No nos conocíamos, y entonces hicimos un grupo de WhatsApp... Dos años anduve sola y es horrible, porque ahorita encuentro gente que habla el mismo idioma que yo. El chat comenzó con seis personas, hoy ya somos más de 80”, abunda.

El hijo de la señora Rosalía Castro trabajaba como profesor en un bachilleres de Veracruz; la última vez que lo vio fue el 23 de diciembre de 2011, pues un día después viajaría del puerto a Huatusco, pero no llegó.

“El 25 me vengo a Veracruz a buscarlo a su casa, hospitales, sanatorios, a la policía y nada, intenté poner mi denuncia y era día festivo; no la pude poner hasta el otro”, relata.

Desde que Castro es parte del colectivo “pone” su casa para que, cuando termine la búsqueda del día, se les dé de comer y descansen los integrantes. Pero el hecho de no tener trabajo, aunado a los gastos que se generan por estas actividades, provocó que desde el pasado domingo se pusieran a botear.

“Nuestra búsqueda nos ha dado resultados y tenemos que seguir, no podemos dejar gente que está ahí, enterrada en ese lugar, es un panteón clandestino”, subraya Rufino Bustamante, otro integrante.

Este predio de aproximadamente 10 hectáreas de extensión, ya había sido supervisado hace poco más de un año por elementos de la Seido, cuando la confesión de un presunto criminal los llevó al lugar.

“Revisaron una área de unos 500 metros cuadrados y solo exhumaron cinco restos... En esta búsqueda se han encontrado algunos más recientes, como de seis, siete meses, algunos con señas de que estaban frescos”, asegura Amelia Hernández.

Ayer, como en los últimos 13 días, el colectivo llegó a las 7 de la mañana a una tienda de conveniencia ubicada a unos metros del predio. También arribaron elementos de la Policía Federal, del área científica y de la fiscalía, pero las abundantes lluvias de los últimos días impidieron que pudieran continuar los trabajos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.