El Ejército resguarda 196 escuelas cercanas a Acapulco

Los planteles están sometidos a secuestros, amenazas y robos, por lo que padres y directivos han pedido seguridad.
Al menos dos elementos del Ejército resguardan cada plantel.
Al menos dos elementos del Ejército resguardan cada plantel. (Javier Trujillo)

Acapulco, Guerrero

Desde hace dos años, en Acapulco 196 escuelas ubicadas en los polígonos de Ciudad Renacimiento y Emiliano Zapata tienen vigilancia fija por parte de efectivos del Ejército mexicano.

Durante un recorrido por parte de los elementos del 68 Batallón de Infantería en Ciudad Renacimiento, Juan Gerardo Flores Altamirano, coronel de artillería y responsable de la seguridad a escuelas en la periferia en Acapulco, refiere que por cada escuela quedan apostados dos elementos del Ejército.

Las escuelas –explicó– están bajo la responsabilidad de un oficial y un teniente, y éste a su vez tienen un capitán responsable de cuatro rutas. Los elementos mantienen constante comunicación en caso de alguna contingencia.

La escuela "Carlos A. Carrillo", en Ciudad Renacimiento, es una de las tantas que cuenta con resguardo del Ejército. El recorrido para llegar es sinuoso y en medio de los primeros rayos del sol se despliegan los militares. Poco a poco se observa a los ciudadanos y alumnos que buscan el servicio de taxis y camionetas para desplazarse.

"La misión de todo el personal es la seguridad de los niños, los profesores y de las instalaciones, en ese orden", refiere Flores Altamirano. "La seguridad que pidieron los maestros es principalmente por la extorsión a ellos. Los amenazan con levantar a los maestros o algunos alumnos".

Para el director de la escuela secundaria número 9 "Alfonso Ramírez Altamirano", Jesús Flores Velázquez, dentro del plantel se sienten seguros, pero el problema para muchos es cuando salen.

María del Socorro Cortés Holacha, madre de familia, señala que "ahora sí que por la situación, aquí es algo insegura, han pasado cosas, tanto el director pidió como también nosotros (la presencia del Ejército).

El director refiere que la escuela fue víctima del secuestro de un director hace dos años, además de amenazas por teléfono o con recados.

"En la escuela pues sí nos sentimos seguros definitivamente pues sí están los militares están aquí afuera en la puerta de la escuela, dan recorridos en los exteriores se quedan hasta que sale el último maestro, entonces dentro de la escuela si nos sentimos protegidos; pero aquí viene la cuestión en el lapso de trasladarse a la casa o de la escuela o de la escuela a la casa", platica.


ERM