Lo entierran, llama por teléfono y lo rescatan

La policía de Puerto Peñasco detuvo a dos estudiantes, de 15 y 16 años, quienes “por diferencias en la escuela” plagiaron y apuñalaron a César M antes de dejarlo abandonado en el desierto.

César había salido el jueves, al parecer a encontrarse con un amigo. Como tardaba en regresar a casa, sus familiares comenzaron a preocuparse.

Ya entrada la madrugada del viernes, algunos de sus familiares recibieron llamadas en sus teléfonos móviles. César les pidió auxilio porque se encontraba herido. Lo que no imaginaron fue el lugar donde estaba:

“Lo encontré semienterrado en un terreno desértico. Apenas sobresalía una parte del rostro que estaba lleno de arena mezclada con sangre”, refirió uno de sus parientes.

César es un joven de 16 años, estudiante del Colegio de Bachilleres en Sonora. Hace dos días quedó de verse con alguien, por lo que salió en automóvil.

Antes de llegar a la salida a Sonoyta, decidió detenerse en un paraje solitario y bajó. Fue entonces cuando, dos jóvenes se le acercaron, lo sometieron, le cubrieron el rostro, lo obligaron a subieron nuevamente al auto y se lo llevaron.

En el camino lo fueron golpeando e hiriéndolo con un cuchillo. Lo dieron por muerto y lo abandonaron a flor de tierra en una zona cercana a un monte.

Le dejaron descubierto parte del rostro; con dificultad movió los brazos, removió algo de tierra y logró sacar el celular que llevaba entre su ropa, por lo que pudo llamar a sus familiares. Gracias al sistema GPS del aparato, fue ubicado por sus parientes en un terreno cercano al kilómetro 65 de la carretera Puerto Peñasco-Sonoyta.

Entonces lo llevaron al hospital más cercano, donde se informó que fue atendido de al menos 24 heridas producidas por cuchillo.

César pudo declarar ante policías e identificar a sus agresores, quienes también son alumnos del Colegio de Bachilleres. Se trata de Juan de Dios “G” y Luis Enrique “F”, de 16 y 15 años, respectivamente, quienes horas después fueron arrestados. Según un reporte de la policía municipal de Puerto Peñasco, César permaneció cerca de dos horas semienterrado.

Señalaron que el ataque puedo deberse a que el joven “había tenido algunas diferencias en la escuela con los presuntos autores del atentado”.

Por lo pronto, funcionarios revelaron que Juan y Luis pueden ser acusados de de privación ilegal de la libertad en modo de secuestro, robo de vehículo y agresión con arma blanca. Además de que es factible que también enfrenten el cargo de homicidio en grado de tentativa.

Ambos quedaron detenidos en el Instituto de Tratamiento y de Aplicación de Medidas para Adolescentes, mientras se decide su situación en el Ministerio Público.

En el hospital se informó que César continúa grave, pues perdió mucha sangre y entre las heridas que sufrió hay una que le afectó un pulmón.