Se enfrentan transportistas y policías estatales

La fuerza pública impidió protesta de los permisionarios que se oponen a la ampliación de rutas

Tlaxcala

Cerca de las 10:00 horas, se registró un desalojo violento por parte de la fuerza pública para evitar de permisionarios de la empresa Urbanos y Suburbanos (USU), colapsaran -en una protesta- el centro de la capital del estado.

Y es que los concesionarios están en contra de la ampliación de nuevas rutas que autorizó la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Estado (SECTE), hace más de una semana.

De acuerdo con los hechos, los permisionarios cerraron varias calles del centro histórico -Primero de Mayo, Lardizabal, Hidalgo, Mariano Sánchez y 20 de Noviembre- por lo que la policía estatal, llegó para retirar con grúas las unidades de transporte.

Durante la gresca, dos reporteros gráficos recibieron intimidaciones por parte de los efectivos policiacos. La advertencia fue clara para evitar que tomarán imágenes de la detención de la menos ocho permisionarios.

Cabe señalar que minutos después el secretario de Seguridad Pública, Orlando May Zaragoza Ayala llegó prácticamente gritando a sus subordinados que dejaran en libertad a los asegurados y a las camionetas retenidas.

En diversos vídeos que fueron tomados por ciudadanos se muestra como la fuerza pública utilizó balas de goma para inmovilizar a manifestantes quienes intentaron llegar al Congreso del Estado, a fin de entregar un escrito a los diputados locales.

Tal hecho generó zozobra entre la ciudadanía quienes presenciaron como un pelotón de efectivos de seguridad se avalanzaron contra trabajadores de la empresa quienes también respondieron a la gresca.

Durante la trifulca, los granaderos detuvieron al menos ocho empleados de dicha compañía y los replegaron para ser trasladados a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), pero una orden "superior" que recibieron los efectivos cambió el rumbo de las cosas.

Dos horas después, algunos choferes de USU lanzaron piedras contra una unidad marca Nissan, tipo Tsuru  propiedad del gobierno del estado, por lo que fueron detenidos tres de ellos quienes de inmediato fueron remitidos al ministerio público correspondiente.

La versión de USU

En rueda de prensa, Víctor Martínez Lozano, presidente del Consejo de Administración de la empresa USU señaló que resultaron seis empleados detenidos que tuvieron que recibir atención médica, pero jamás quiso dar nombres de los golpeados.

Demandó que se paren las invasiones de rutas y que han propiciado una competencia desleal. "Estamos en contra de que hayan autorizado la ampliación de las mismas tal parece que quiere sepultar a USU".

También negó que hubiesen alterado el orden público como lo argumentó el gobierno estatal, por lo que solicitó a la titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Estado, Gisela Santacruz Santacruz que haya una mesa de diálogo, porque los actos de represión no conllevan a nada.

Las rutas en conflicto son la: Tlaxcala-Santa Ana Chiautempan, San Pablo-Camino Real, Tlaxcala-procuraduría y la Santa Ana Volcanes.