Pide Human Rights Watch a México investigación rigurosa sobre Tanhuato

La muerte de 42 civiles y solo un policía en el enfrentamiento causa serias dudas sobre si el uso de la fuerza fue proporcional y lícito, dijo el director para las Américas de esa organización.
Resguardan rancho en Tanhuato tras enfrentamiento
Resguardan rancho en Tanhuato tras enfrentamiento

Ciudad de México

México debe efectuar una investigación oportuna, exhaustiva e imparcial sobre las circunstancias en las que murieron 42 civiles y un policía en el municipio de Tanhuato, Michoacán, el 22 de mayo pasado, dijo Human Rights Watch.

El comisionado general de la Policía Federal, Enrique Galindo, dijo que los policías actuaron en respuesta a disparos emitidos por los civiles. Sin embargo, que 42 civiles hayan muerto y que las fuerzas de seguridad hayan sufrido una sola baja genera serias dudas sobre si el uso de la fuerza fue proporcional y lícito, observó Daniel Wilkinson director gerente para las Américas de esa organización.

"Debido a los pésimos antecedentes en materia de derechos humanos de las fuerzas de seguridad mexicanas, es crucial que se lleve a cabo una investigación rigurosa y transparente para determinar si efectivamente el empleo de la fuerza fue proporcional durante el enfrentamiento y si se produjeron ejecuciones extrajudiciales", dijo Wilkinson.

"La Procuraduría General de la República debería adoptar medidas inmediatas para asegurar que estos delitos se investiguen sin las demoras y la negligencia que caracterizaron la investigación de los asesinatos ocurridos en Tlatlaya en junio pasado".

El comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, señaló en declaraciones a los medios que 42 policías se presentaron en Tanhuato con la intención de investigar la supuesta toma de un rancho por "delincuentes" armados.

Rubido afirmó que los policías respondieron a disparos efectuados desde un vehículo, al cual persiguieron hasta que ingresó al rancho y una vez que los policías llegaron al lugar, otras personas comenzaron a dispararles desde el interior.

Más de una hora después, aproximadamente otros 60 policías llegaron al rancho, algunos de los cuales dispararon contra el rancho desde un helicóptero.

Funcionarios del gobierno mexicano, incluidos Galindo y Rubido, negaron que los policías hubieran cometido ejecuciones extrajudiciales. El comisionado nacional de Seguridad dijo que tres sobrevivientes del enfrentamiento se entregaron y les decomisaron al menos 38 armas.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) también está investigando el enfrentamiento en Tanhuato.