Hallan cuerpos de elementos de la AEI desaparecidos en Anáhuac

Los cadáveres de los agentes Arturo Ledezma y Gilberto Rodríguez fueron encontrados sobre la carretera Nuevo Laredo-Monterrey, a la altura del entronque a la carretera a Colombia.

Monterrey

Con huellas de tortura y asesinados a balazos fueron encontrados los dos elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones que habían sido privados de la libertad en el municipio de Anáhuac, cuando presuntamente se dirigían a brindar apoyo a sus compañeros baleados en Sabinas Hidalgo, donde hubo uno muerto.

El hallazgo de los dos cadáveres se dio la mañana de este miércoles en el kilómetro 225 de la carretera a Colombia, justo en el entronque con el camino que va al Puente Internacional Colombia, en Anáhuac, Nuevo León.

Las víctimas fueron identificadas como Gilberto Rodríguez y Arturo Ledezma.

Según las pesquisas, un automovilista que pasaba a temprana hora y apenas clareando el día, se sorprendió al ver los cuerpos en medio del camellón central, por lo que dio aviso al personal del Ejército Mexicano que tiene un retén a varios kilómetros.

Los soldados de inmediato se abocaron a la búsqueda, localizándolos a uno boca abajo y el otro hacia arriba, al parecer cubiertos apenas con una cobija.

Ambos vestían pantalón de mezclilla azul, uno de ellos con camisa blanca y el otro con camisa de cuadros.

En pocos minutos se montó un cerco con elementos de la Policía Municipal de Anáhuac, Agencia Estatal de Investigaciones, Fuerza Civil de Nuevo León y Ejército Mexicano.

Personal de Servicios Periciales inició con las indagatorias, aunque no se estableció si los dos ministeriales fueron asesinados en ese sitio o en otro lugar.

Cabe mencionar que los dos agentes fueron privados de la libertad la mañana del martes, cuando iban en apoyo a Sabinas Hidalgo, tras enterarse que uno de sus compañeros, José Luis Luna Peña, había sido acribillado por un comando armado.

La patrulla de Gilberto Rodríguez y Arturo Ledezma fue localizada horas después de su desaparición por el área de la carretera Ribereña.

Trascendió que de este caso, un agente más logró escapar con vida, aunque no se ha dicho nada de manera oficial.

Los cadáveres de los dos investigadores fueron trasladados al anfiteatro del hospital Universitario.