Empresas urgen a acabar con extorsiones a camiones repartidores

En los municipios de Tultitlán y Cuautitlán Izcalli, los delincuentes exigen a choferes pagar cuotas de 200 a 500 pesos diarios para distribuir mercancías.
policía, patrulla, operativo, policías, CES, CESC
Anteriormente se pudo controlar el problema. (Archivo)

Tultitlán

De 200 a 500 pesos diarios es la cuota que deben pagar repartidores de compañías de refrescos, jugos y alimentos, para distribuir sus mercancías en colonias de los municipios de Tultitlán y de Cuautitlán Izcalli, denunciaron empresarios adheridos a la Unión Industrial del Estado de México (Unidem), quienes demandaron a las autoridades reforzar los operativos para capturar e inhibir la actuación de los delincuentes.

Lo anterior fue dado a conocer por Ramón De la Peña, gerente general de la citada agrupación, quien explicó que esta situación ya se presentó el año pasado en colonias de la parte alta de Naucalpan y en Ecatepec, donde se intervino a través de la estrecha coordinación con policías municipales, estatales, así como con la Procuraduría mexiquense, para controlar este fenómeno; y confió en que en esta ocasión sucederá lo mismo.

Agregó que recientemente los industriales sostuvieron una reunión con autoridades de las citadas demarcaciones y estatales para exponer la problemática en materia de incidencia delictiva y tomar mecanismos en conjunto para frenar los ilícitos.

TE RECOMENDAMOS: Naucalpan y Tlalnepantla se quedan sin industria

En ese encuentro, representantes de empresas de alimentos, refrescos y de jugos detallaron que los "focos rojos" donde se han visto más afectados por asaltos son en colonias de la parte alta de Tultitlán, como El Tesoro, Libertad y Ampliación Tesoro, mientras que en Cuautitlán Izcalli el fenómeno se presenta en Infonavit Norte, San Francisco, Santa Cruz del Monte, San Antonio, Emiliano Zapata y La Perla.

Destacaron que ahora, además de las pérdidas de mercancía o pago de cuotas, les preocupa la seguridad de los choferes. "Ya nos están pegando, los operadores tienen miedo a denunciar porque les quitan sus identificaciones, saben dónde están, porque es un trabajo día a día", expusieron los afectados.

Ante este panorama, las industrias se han visto obligadas a colocar equipos GPS para la ubicación de sus unidades de distribución, además de contratar guardias para la custodia de sus vehículos; sin embargo, ello no ha terminado con los atracos y pago de cuotas, de ahí la necesidad de que se refuercen los operativos.

MCLV